¡! VIVAN LOS TRABAJADORES PORTUARIOS ¡!

La lucha desarrollada por los trabajadores portuarios de nuestro país, en especial la de los del Puerto Angamos de Mejillones, ha sido uno de los puntos más altos de movilización obrera que ha vivido nuestro país. Nuestros trabajadores, nuestros portuarios, lucharon incansable y valientemente por sus derechos y por la libertad sindical, en contra de los monstruos capitalistas más grandes y poderosos que habitan en estas tierras los: Von Appen.

Von Appen, en apoyo de los aparatos represivos del Estado y del gobierno de turno,  hostigó y golpeó a trabajadores y dirigentes, persiguió por todos los medios posibles a quienes luchaban por mejorar -justamente- sus condiciones laborales. Defendió a mansalva, sin escrúpulos y con absoluta brutalidad sus intereses de clase, sus intereses económicos.

La huelga legal de los trabajadores portuarios de Mejillones, terminó con el despido masivo de dirigentes sindicales y trabajadores de base, quienes sin haber logrado sus objetivos fueron dejados sin su sustento económico, sin pan ni trabajo. Fueron –además- fichados en  una oscura lista negra, que gracias a la complicidad del resto de los dueños de este país, los imposibilitaba para conseguir trabajo en cualquier lugar.

Sin embargo, los trabajadores portuarios, valientes representantes de nuestra clase, no dieron su brazo a torcer. Después de agotar todas las instancias legales -ganando todas y cada una de las demandas puestas por prácticas anti-sindicales- iniciaron una huelga de hambre que finalmente obligó a los ricos y poderosos, a los dueños de este país, a lo explotadores, a dar su brazo a torcer.

Esta semana, después de heroicas paralizaciones, de luchas judiciales y de una huelga de hambre que puso en vilo la salud y la vida de los trabajadores portuarios, por fin dirigentes y trabajadores han recuperado sus puestos de trabajo, injustamente arrebatados por Von Appen.

Este triunfo nos llena de orgullo. Es nuestra clase trabajadora la que recuperará, mediante la lucha y la organización, su rol histórico como fuerza trasformadora de nuestra sociedad.  Nos llena de orgullo que el explotador y ladrón de Von Appen se vea obligado a reintegrar a los trabajadores que sabotearon sus puertos, su riqueza, que golpearon su imagen y pusieron en vilo a su miserable negocio, basado en la explotación de nuestros trabajadores.

Ese triunfo es, sin duda, histórico. Servirá como ejemplo a las viejas y nuevas generaciones de trabajadores y dirigentes, mostrando  que el camino de la lucha es el único que nos lleva al triunfo, que es posible doblarle la mano a los dueños del poder y la riqueza, que es posible – mediante la organización la convicción y la disciplina- vencer incluso a estos monstruos que parecen invencibles. Hoy triunfó el poder de la clase.

¡! HOY HA GANADO LA CLASE TRABAJADORA DE NUESTRO PAÍS ¡!

¡! VIVAN LOS TRABAJADORES PORTUARIOS ¡!

logo02

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *