Utalinos y Utalinas: ¡A levantar el Congreso de reforma estatutario!

estatutario

El CGE del pasado día jueves postergó para Marzo –probablemente en conjunto con las elecciones de mesa ejecutiva y secretario político de Feutal– el plebiscito que había propuesto la actual mesa ejecutiva de federación respecto a la propuesta estatutaria que estos presentaron hace aproximadamente una semana.

No obstante, dicho aplazamiento no es ni debe ser considerado como una victoria para nuestro sector político ni para los estudiantes de base movilizados frente a la coyuntura. ¿Qué propuesta se debe votar en Marzo?

Sobre la propuesta de la derecha utalina

En el propio CGE, desde el sector estudiantil ligado a la derecha, se planteó con claridad su postura de llevar a marzo la propuesta que actualmente han presentado. Esbozan que es legítima debido a que es un trabajo de reforma que se arrastra hace años, en la que habrían existido consensos entre sus anteriores mesas ejecutivas con antiguos representantes de la “izquierda” y que a pesar de que no se modificaron los puntos que debían arreglarse conforme a la petición de la comisión de reforma estatutaria que se levantó este año, es la mejor opción para rápidamente acceder a los 25 millones de pesos con los cuales la federación debería aportar con los estudiantes más necesitados de la Utal.

Respecto a esta postura:

1°. Apegándonos a la propia norma, esta establece en su último artículo –antes de las disposiciones transitorias– el procedimiento bajo el cual debía reformarse el estatuto, lo cual no fue respetado ni en tiempo ni en forma para llegar a la actual propuesta que nos presentó la mesa ejecutiva del gremialismo. NO FUIMOS NOSOTROS NI LOS ESTUDIANTES quienes se apresuraron en llevar a aprobación el actual estatuto con el fin de realizar elecciones y contar con cargos-vocerías para los currículum de ciertas personas con anhelos de construir carrera política, y si se argumenta en contra del espíritu del 2011 que fue el origen del estatuto–añadiendo además que no están en la universidad los estudiantes que vivieron dicho proceso, por ende no sabemos si quienes formulan esta crítica cursaban o no estudios secundarios durante dichas históricas movilizaciones– desde una perspectiva normativa, lo mínimo sería respetar las normas que establece el propio estatuto.

2°. La mesa ejecutiva actual aceptó la postergación del plebiscito pero señaló que no asumirá responsabilidad por un nuevo año sin financiamiento que impediría ayudar a los estudiantes más necesitados de la Universidad. Seremos categóricos en señalar que SÍ existe responsabilidad y es de un sector político: la derecha, que durante 3 años no ha sido capaz de superar el trámite de contraloría por no tener la voluntad de desarrollar un proceso democrático de reforma estatutaria desde sus espacios federativos. Por otra parte, que no nos vengan con cuentos. La problemática estatuaria se arrastra desde el 2010 y más atrás, no teniendo nunca la Universidad flexibilidad a la hora de reconocer una orgánica estudiantil que no se cuadre bajo su visión de mercado y excusándose de entregar recursos a las federaciones por estas trabas normativas de forma. Al ser la federación legítima frente a los estudiantes, debiese haber defendido los intereses de sus federados exigiendo a la Universidad su reconocimiento o el apoyo financiero –que sí lo ha entregado a esta y a las anteriores mesas ejecutivas en infraestructura–, pero como desde la derecha se visualiza la federación como un órgano gestor de eventos, asistencialista –lo que no podría cumplir por la falta de recursos– y vocería de sus futuros candidatos a puestos políticos estatales, y no como un órgano de representación estudiantil, ni siquiera podríamos soñar en encontrarnos con una federación capaz de informar a sus federados y defender con fuerza los derechos de los estudiantes frente a una casa de estudios que desconoce la práctica democrática.

3°. Rechazamos tajantemente los arreglos entre “representantes de sectores” bajo 4 paredes y las comisiones constituidas bajo la lógica del empate y del “consenso” como desarrollo y solución a la orgánica estudiantil. Son los y las estudiantes de la Universidad de Talca, informados, interesados en participar y con espacios para canalizar sus inquietudes quienes deben ser parte de un proceso de reforma que busque subsanar los vicios encontrados por contraloría. La respuesta no viene desde “arriba” entre las cúpulas de organizaciones estudiantiles, sino desde abajo, promoviendo la más amplia participación posible.

Entre todos y todas, ¡a levantar el congreso de reforma estatutario!

Es por lo anterior, que desde nuestra organización, hacemos el llamado a las demás organizaciones comprometidas con la democracia universitaria y a los estudiantes de base interesados en participar del proceso, a levantar la demanda por la realización de un congreso de reforma estatutario, similar al que dio vida al estatuto en el año 2013, lo más amplio y participativo posible además de vinculante, para desarrollar la propuesta de estatuto estudiantil a plebiscitarse en marzo para su posterior revisión en contraloría. Esta fórmula no la inventamos nosotros ni la sacamos de la nada, sino que es la propia que el estatuto señala para su modificación y que no fue realizada durante el período en que correspondía haberse realizado, por lo que sigue plenamente vigente.

Sabemos que es diciembre y la carga académica es exigente como todo fin de año –otros son los responsables de generar la coyuntura en este período tan difícil para la participación–, pero depende de nosotros, los estudiantes desde las bases, impulsar este congreso para que sea asumido en las diferentes carreras por sus respectivos centros de alumnos –que en el último CGE se declararon incompetentes para votar por no consultar a sus representados– y sea esta propuesta y no una solución parche la que sea aprobado en el CGE a realizarse lo más probable en la 2ª semana de diciembre.

Realizamos el llamado a pasar desde una actividad pasiva a la acción, a difundir lo que está ocurriendo, a participar de las asambleas de carrera y a exigir mecanismos de participación en aquellas carreras donde no sean convocadas y a fiscalizar de que los centros de alumnos cumplan con su rol de representantes en aquellas carreras donde el congreso estatutario sea asumido por las bases estudiantiles y plasmado bajo cualquiera de las diferentes formas de participación que posea cada carrera. Es la forma de combatir a un gremialismo que, si bien reclama no poseer los recursos económicos que debería suministrarle la universidad a su federación, si posee los medios para desarrollar una actividad asistencialista que en el pasado CGE dio frutos e hizo que estuviesen de su lado carreras que históricamente habían representado rebeldía, compromiso democrático y participación en nuestra Universidad.

Juventud Guevarista

Base Ricardo Troncoso

Universidad de Talca

LOGO PNG CHICO