Universidad de Chile: nuestra posición frente a las elecciones FECH

Juventud Guevarista de Chile

Universidad de Chile

El año 2015 ha sido un año de importantes y agudos conflictos, los estudiantes se han lanzado a las calles, han paralizado sus clases y se han tomado liceos y universidades. Los trabajadores, muchas veces inspirados por el ejemplo de la juventud combativa, han dinamizado sus propias luchas, es por esta razón que, mineros, faeneros, transportistas, profesores, funcionarios públicos, entre otras franjas del pueblo trabajador, se han lanzado a la lucha en defensa de sus intereses.

El gobierno, en sus respuestas más inmediatas, ha buscado cooptar al movimiento a través de falsas promesas – que quitan con una mano lo que dan con la otra – y represión. A esta altura, no solo existe una situación permanente de militarización en las comunidades mapuche, sino que actualmente el movimiento estudiantil cuenta con más de una decena de presos políticos, mientras que los trabajadores mineros sufrieron la pérdida del obrero Nelson Quichillao. Esta situación, es responsabilidad del gobierno y de sus cómplices universitarios (JJCC y JS).

En ese contexto, el bloque político universitario de contención o bloque reformista (UNE-FEL-IA), no solo no ha presentado una posición clara de lucha contra el gobierno, sino que inclusive, en particular Izquierda Autónoma, por medio de Valentina Saavedra y Gabriel Boric, legitimaron las medidas de represión a los sectores más radicalizados del movimiento estudiantil, a la vez que se subordinaron completamente a las iniciativas del gobierno. En el plano interno, este bloque reformista, subordinó la movilización constantemente a la iniciativa de rectoría y no confió nunca en la fuerza propia de los estudiantes, inclusive se alinearon con la derecha y las juventudes comunistas para quebrar y romper iniciativas de combate, como lo fue en el caso de la toma de torre 15. En ese transcurrir del año, en la medida en que no existía un proyecto político, sino meramente una alianza electoral –claramente oportunista–, el bloque fue desintegrándose, hecho que contribuyó a que en las actuales elecciones FECH, la UNE corra por un lado y FEL-IA por otro. Sin embargo, no hay grandes diferencias entre estos reformistas y aquellos, su división no es tanto un problema de estrategia y táctica, sino un afán por figurar en la presidencia de las universidades.

En ese escenario, solo con una de las fuerzas que están disputando verdaderamente las elecciones FECH, tuvimos un grado importante de coincidencias, principalmente en el plano táctico. Esa organización es el Vamos Construyendo. Coincidimos en posiciones políticas, por ejemplo, respecto a las mesas pre-legislativas del gobierno (como instancia de cooptación en las actuales circunstancias), respecto al cónclave universitario con el rector (el cual finalmente desconoció sus acuerdos), y fundamentalmente, en el trabajo conjunto y codo a codo en la toma de FAU. También, coincidimos con la crítica que realizan los compañeros a las alianzas de corto plazo y movidas por meros intereses electorales, sin embargo, esto no quiere decir que toda alianza sea dañina, perjudicial o meramente electoral, hoy, más que nunca es preciso desarrollar una contundente política de alianzas que, en el marco de la Universidad de Chile y en todo el país, sobre la base de la unidad de los revolucionarios, nos permita desplazar a los vacilantes de la conducción del movimiento estudiantil, a la vez que nos permite ampliar los espacios y posibilidades para la lucha revolucionaria.

Finalmente, sin más preámbulo, nuestro llamado a los estudiantes combativos, al estudiante popular, a las organizaciones revolucionarias, es a votar por la lista B del Vamos Construyendo. Sin dudas, si esta organización es capaz de avanzar en la mesa FECH, los estudiantes y el pueblo trabajador en su conjunto, tendrán mejores condiciones para el despliegue de su movilización.

¡¡Solo luchando avanzamos!!

¡¡Por la unidad de los revolucionarios!!

¡¡Lista B a la FECH!!

logo faceboook