UNIVERSIDAD DE CHILE: ANÁLISIS DE PROBLEMAS INTERNOS Y LÍNEAS DE INTERVENCIÓN

“Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”

Carlos Marx

El movimiento estudiantil contra la Nueva mayoría

En el marco de una crisis inter-imperialista a nivel internacional y una crisis hegemónica (progresiva) del bloque en el poder a nivel nacional -acentuada en lo inmediato por los casos de corrupción protagonizados por el sistema de partidos políticos tradicionales, como lo son Penta, SQM y Caval- el movimiento estudiantil ha  demostrado, en cada movilización, su disposición de combate.

Esta situación, no solo mantiene más que abierta la crisis política del gobierno burgués de la Nueva Mayoría sino que también mantiene abierta la posibilidad para el movimiento estudiantil de instalar en la conciencia de las masas un nuevo sistema de educación: gratuita, estatal, de excelencia, democrática, al servicio del Pueblo Trabajador, etc. La disposición ofensiva del movimiento estudiantil y el movimiento de masas en general, en las actuales condiciones, tiende a profundizar la crisis política del gobierno, a la vez que en cada lucha parcial, en cada acción, en cada combate, se elevan los niveles de conciencia, se reconoce al enemigo de clase y las formas más efectivas de lucha, esto es, se profundiza la acumulación de fuerza social revolucionaria.

Esto, que cada día es más claro para el movimiento de masas, no lo es para los sectores vacilantes del movimiento estudiantil –principalmente nos referimos al “bloque” UNE, FEL e IA– quienes de forma obtusa obligan al movimiento de masas a dar uno, dos y hasta tres pasos atrás, planteando discusiones (tales como: “qué es lo público” “Chile defiende su educación”, etc.) que ya están hace bastante tiempo superadas al interior  del movimiento estudiantil. Estos sectores –aún con sus contradicciones internas– no han sido capaces de retomar y agitar las banderas históricas del movimiento estudiantil, nos referimos a los ejes de gratuidad en todo el sistema educativo, estatización de la educación, democratización y co-gobierno estudiantil, fin de la precarización laboral y el subcontrato en las universidades y condonación de las deudas adquiridas por motivos educativos. El conjunto de problemas mencionados, así como el problema de la conducción y dirección política del movimiento estudiantil, evidentemente se refleja en muchos aspectos al interior de nuestra propia casa de estudios: la Universidad de Chile.

Conflictos en la Universidad de Chile

Durante los primeros meses del 2015 la Universidad de Chile ha visto ya algunas expresiones de la falta de recursos en la educación “pública”. Carencia que responde por una parte a la distribución de dineros entre las facultades de la Universidad, dineros que en gran parte salen del trabajo de nuestras familias como pago de arancel por la carrera que estudiamos, pero que al entrar al sistema no fluyen necesariamente hacia los costos de nuestra propia carrera, sino que son centralizados para inyectarse más tarde según las prioridades de la Universidad. De esta forma, no es sorpresa que existan carreras o facultades que perciben menos recursos que el correspondiente según el arancel pagado (no se les retribuye su propio arancel). Se generan de esta manera las llamadas carreras de categoría clase “A” y clase “B” al interior de la misma Universidad, en concordancia con la productividad, lucro, entre otras características de cada carrera. La distribución de recursos financieros, al interior de la Universidad, está ligado, directamente, a la reproducción de la acumulación del Capital y sus relaciones sociales, de ahí que las facultades con mejores ingresos sean las Facultades de Ingeniería, Economía y Negocios (Beauchef y FEN), y las más precarizadas sean las facultades orientadas hacia la historia, filosofía, artes, ciencias sociales, etc.

En el marco de esta crisis general de financiamiento al interior de la Universidad de Chile, es que en muy pocos meses:

  • Los compañeros de INAP hayan tenido que seguir movilizándose de manera incansable por una cuestión tan básica como es tener un lugar físico para desarrollar sus actividades universitarias. Mostrando de paso, el camino de la movilización, como el único realmente efectivo a la hora de pelear una demanda. Llegando así a una toma de Casa central y Torre 15.
  • En la facultad de Artes Centro haya cedido el soporte de un ascensor, cayéndose desde el séptimo piso con personas al interior del mismo, resultando compañeros lesionados.
  • Los compañeros de la Facultad de Filosofía y Humanidades hayan tenido que parar sus jornadas académicas e increpar a sus autoridades por detectar presencia de residuos fecales en el agua de sus cañerías.
  • El SEMDA siga funcionando de manera deplorable.
  • Y hayan surgido otros problemas en las facultades más precarizadas, principalmente relacionadas a cuestiones de infraestructura y déficit de becas internas.

Por otra parte, varios académicos, estudiantes, funcionarios, entre otros miembros de la U. de Chile que nuestras autoridades se esfuerzan por llamar participantes de la comunidad universitaria, vieron con buenos ojos la llegada del nuevo rector, Ennio Vivaldi, el año pasado. Más aun, cuando asumía prometiendo el congelamiento de los aranceles para el año venidero, promesa que como todos sabemos no se cumplió. ¿Mentira populista del rector?, ¿Mala voluntad de otras autoridades?, la verdad es que poco nos importa mientras las condiciones en las que nos desarrollamos siguen trayéndonos innumerables problemas materiales.

A pesar de la promesa de gratuidad de la Nueva Mayoría y luego del rector, la realidad es que se sigue pagando la matrícula y el arancel (en progresivo aumento) y aún no existe una respuesta clara de gratuidad, y por ende tampoco los plazos para cumplirla. Situación que solo se expresa por el carácter de la mezquina reforma educacional promovida por el gobierno, hecha a la medida de los intereses de los ricos. De forma que los fondos estatales dedicados a educación ni siquiera alcanzan a solventar de buena manera las necesidades de las actuales universidades públicas.

Otro conflicto latente que se ha vuelto a expresar durante este año, es el del subcontrato y precarización laboral al interior de la universidad. Actualmente es política de la Universidad de Chile externalizar el servicio de aseo en las facultades, mientras que se pagan millonarios sueldos a académicos.

Las trabajadoras del aseo poseen exiguos o nulos derechos en la universidad por pertenecer a empresas externas, teniendo que sobrellevar durante su jornada laboral lo que significa no poseer garantías de salud en caso de accidentes laborales, pésimas condiciones de infraestructura propia, reducciones arbitrarias de sueldo, no respeto de licencias médicas, sobrecarga de trabajo, etc.

De esta manera, en Beauchef se desvinculan a 6 trabajadoras por participar en un proceso de movilización por la mejora de sus condiciones laborales. Hecho que demuestra la clara permanencia de las lógicas del mercado dentro de la educación, así como el carácter rapaz  del capitalismo hacia la clase trabajadora y la represión deliberada a todo intento de organización de los explotados.

En otro ámbito, la lucha por la democratización, a diferencia de las universidades donde se han generado procesos de claustros triestamentales e instancias más democráticas, en la chile ha significado una dificultad mayor. El desproporcionado componente burocrático de la universidad resta dramáticamente a estudiantes y trabajadores de las decisiones que se toman en la Universidad en todos los niveles, pasando por las decisiones unilaterales de rectoría, el petrificado consejo universitario, el mezquino senado universitario donde se asoma uno que otro representante estudiantil del reformismo, los consejos de facultad donde los estudiantes no tenemos voto, entre otras instancias.

Por el momento, se encuentra en boga la propuesta del cambio de estatutos impulsada por el senado universitario, en el marco de un largo y para variar, burocrático proceso de discusión por etapas, que toca puntos como la relación de la Universidad de Chile con el Estado y la sociedad, la estructura académica, el financiamiento y la participación. Y donde las propuestas de “avanzada” significan aumentar en un pequeño porcentaje la incidencia de los estudiantes y funcionarios dentro del senado. Largo proceso de discusión que viene a apaciguar las aguas dentro de la Universidad de Chile, sin muchas claridades de cada proceso y por ende sin garantía alguna.

Líneas de intervención

Es más que evidente que debemos dar la lucha por una repartición equitativa de los recursos y por el fin al subcontrato y toda forma de precarización laboral al interior de la universidad. En cuanto al proceso de democratización proponemos un congreso universitario de carácter triestamental que resuelva de fondo los problemas materiales de la universidad y diluya por completo las decisiones unilaterales tomadas ya sea por parte de rectoría, del consejo universitario, de los consejos de facultad o cualquier instancia que signifique el peso predominante de un estamento por sobre otro o inclusive de una persona por sobre otras, debido al cargo, grado académico o función que desempeñe en la Universidad.

Este proceso debe tener dos componentes fundamentales: movilización y articulación. Movilización porque ya hemos aprendido no solo del movimiento estudiantil en general, sino que también de las luchas particulares de la universidad, que es la única forma mediante la cual es posible realizar y ganar nuestras exigencias sin engaños de ningún tipo, a la vez que vamos dotando los procesos de un carácter de lucha radical, lo cual se va transformando en un aprendizaje que hoy se hace tremendamente necesario para el conjunto de la clase trabajadora. Articulación porque de esa manera le damos mayor fuerza a la movilización y llevamos adelante un desarrollo de conciencia, expresado en la solidaridad con las demandas de otros compañeros.

Sin embargo, tenemos que decir una cosa, más allá de cada victoria parcial al interior de la Universidad de Chile, los problemas de infraestructura, financiamiento y democratización, en estricto rigor, no son un problema local, sino un problema nacional que incumbe al conjunto del movimiento estudiantil y que afecta al conjunto del Pueblo Trabajador. Por lo cual: ¿será moralmente correcto luchar dentro de nuestra universidad por una educación estatal con abundantes recursos, infraestructura y democracia sin preocuparse por la educación del resto del país?

La selección vía PSU discrimina fuertemente a los estudiantes que entran a tal o cual universidad, respecto a ello, la Universidad de Chile tiene mucho que decir, pues nuestra Universidad sumergida en el sistema de acceso vía PSU excluye sistemáticamente a muchísimos compañeros que debido a sus condiciones económicas y sociales, no tienen la posibilidad de tener una buena preparación –que es de toda la vida- para rendir la prueba de selección. Para acabar con esto, es preciso que luchemos por el fin de la selección y la estatización completa de la educación en todos sus niveles, es decir, que el Estado se haga cargo del financiamiento de toda  institución educativa, quedando la orientación y decisiones de cada establecimiento en manos del conjunto de quienes participen del proceso educativo.

Finalmente, recalcamos que nuestras reivindicaciones sólo serán conquistadas al calor de la lucha, por medio de un ejercicio de fuerza, articulándonos entre facultades y con el resto del movimiento estudiantil. En ese camino, es necesario además ir construyendo la unidad de los revolucionarios –aunque sea a niveles de coordinación mínima– con expresiones nacionales y locales para constituir un gran bloque político que oriente al movimiento estudiantil hacia la profundización, radicalización e intensificación de la movilización, sólo así desplazaremos a los vacilantes de la conducción del movimiento y conquistaremos victorias.

¡¡A radicalizar y profundizar la movilización en la U. de Chile!!

¡¡Basta ya de conciliar!!

¡¡Es la hora de luchar!!

Juventud Guevarista de Chile

Logo adaptado (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *