SÓLO CON MOVILIZACIÓN AVANZAMOS

DE CARA A LA PRIMERA MARCHA ESTUDIANTIL 2017

¡SÓLO CON MOVILIZACIÓN AVANZAMOS!

Ad portas de la primera convocatoria a marcha estudiantil del año realizada por la CONFECH, la ACES y la CONES, planteamos elementos que son necesarios de clarificar y resaltar.

Por un lado, estamos sin lugar a dudas en un marco de “reformas cosméticas” impulsadas por la Nueva Mayoría (“becas de gratuidad”, proyecto de “desmunicipalización”) que en lugar de reducir el mercado de la educación en su globalidad, lo potencia y facilita su expansión. Estas reformas no son exclusivamente ineficientes, sino que más bien son carentes de cualquier objetivo que beneficie a los y las estudiantes de Chile, que siguen endeudándose y arrastrando a sus familias hacia la precarización.

Por el otro lado, vivimos hoy los frutos  de las continuas políticas de las mesas de diálogo con el gobierno y de la desmovilización de las bases estudiantiles por parte de las conducciones reformistas, ambiguas y conciliadoras, hoy frente amplio. Esto a su vez, sumado a la incapacidad de sectores estudiantiles más de izquierda de articular una fuerza conjunta, con la cual arremeter en los momentos en que la movilización estuvo en alza, al gobierno y a las distintas autoridades de la educación en todos sus niveles, nos dejó con una ofensiva superflua y mayoritariamente propagandística.

Las conducciones reformistas de la CONFECH salen a la primera marcha con la consigna “la educación está en crisis”, lo cual es un hecho de hace décadas en Chile. A pesar de esto, la educación no está en crisis por lo “limitado” de la Reforma Educacional, sino porque ésta lo que hace es cumplir en gran medida su función política: contener y cooptar al movimiento estudiantil a la vez que sostiene la reproducción de capital en y desde el sistema educacional. Nuestro problema real es que, junto con la “crisis de la educación”, se encuentra en crisis el movimiento de estudiantes porque ha perdido relativamente su capacidad de confrontar las políticas educacionales que forman parte del andamiaje del sistema capitalista.

Para este 2017 desde la Juventud Guevarista de Chile llamamos a las y los estudiantes a:

  1. Instalar en espacios locales y en el movimiento nacional lo que podemos entender como el “programa estudiantil de bases”, es decir un programa clasista, derechamente anticapitalista, que plantee las demandas históricas que siguen perfectamente vigentes: gratuidad universal, estatización y desmunicipalización, democratización de los planteles y participación colectiva, educación feminista y no-sexista, fin del subcontrato y la externalización de trabajadores y condonación de las deudas educativas, entre otras.
  1. Organización de las bases estudiantiles y arranque de la actividad política de bases en función de las necesidades concretas locales (del propio establecimiento) y globales, que son las propias reivindicaciones del movimiento.
  1. Independencia del movimiento estudiantil respecto a la coyuntura electoral, sin por eso dejar de emplear todos los espacios para la denuncia y la agitación de la política. Denunciar y no olvidar que muchos candidatos y candidatas del Frente Amplio son los mismos que llevaron al movimiento estudiantil a la derrota al pretender dialogar y “co-legislar” tomados de la mano con el gobierno.
  1. Hacer de la lucha estudiantil, una herramienta para las luchas del pueblo trabajador, haciendo a nuestros compañeros y compañeras partícipes del movimiento No + AFP, luchas sindicales, huelgas de trabajadores y trabajadoras en general, luchas territoriales o regionales, movimiento feminista, demandas de la población inmigrante y los procesos de resistencia y liberación del Pueblo Mapuche, entre otros.

Con estos elementos, debemos golpear al conjunto del sistema educacional capitalista chileno en sus distintos niveles: En el plano del establecimiento local (sostenedores, direcciones y rectorías), municipal (alcaldías), regional (intendencias) y nacional (gobierno y parlamento), quienes actúan como verdaderos gendarmes de la movilización y la transformación. Al mismo tiempo lograremos articular a las bases estudiantiles, superando la cooptación y terminando con la sectorización actual del movimiento y la parcelación de las luchas, obteniendo así las ganadas concretas que llevamos años esperando.

 

¡A organizar la base estudiantil!

¡A erradicar el machismo de la educación!

¡Atrévete a luchar!

Juventud Guevarista de Chile

Abril 2017

Movilización