Solidaridad con el Bravo Pueblo Venezolano

Para los EEUU, el imperialismo yankee y el “imperialismo occidental”[1] es un objetivo clave el conseguir desmontar y revertir un proceso político de masas desarrollado en Venezuela hace casi dos décadas, denominado “proceso bolivariano”. Para ello, la máquina imperialista planifica y utiliza todas las formas de guerra contra el pueblo venezolano. En relación a esto, apuntamos las siguientes consideraciones:
– 
EL GOLPE VA DIRIGIDO CONTRA EL GOBIERNO, PERO PRINCIPALMENTE CONTRA EL PUEBLO VENEZOLANO.
Al Estado gringo y el “imperialismo occidental” le interesa, por supuesto, derribar al gobierno bolivariano de Maduro. Pero el intento de golpe no se limita, en este caso, a botar un gobierno o un presidente, más o menos como ocurrió en Brasil el año pasado. Pues si el problema fuera centralmente cambiar un gobierno, la lucha pasaría principalmente por el plano institucional. Sería antes que todo una disputa democrática.
Pero la verdad es que el alcance de la actividad reaccionaria, sediciosa y golpista apunta fundamentalmente a desmoralizar al pueblo, quebrarlo anímicamente, atomizarlo, sumirlo en el hambre y la escasez de productos de primera necesidad, desabastecerlo de medicamentos básicos, inhabilitar las rutas de transporte de suministros, atemorizarlo a través de la violencia organizada de rasgos fascistoides y asesinar a sus dirigentes populares por el paramilitarismo colombo-venezolano. Y si el pueblo resiste la ofensiva imperialista, como lo ha hecho y como lo hará, intentar de aplastarlo y masacrarlo.
– 
Es correcto indicar que el plan de los yanquis y burguesía local en territorio venezolano es el mismo que se desplegó en Libia y se sigue desplegando en Siria. Pretenden (y necesitan) llevar a ese punto la guerra y la destrucción de todo un Estado, para construirlo sobre nuevas bases funcionales.
– 
Al respecto, independientemente de las valoraciones puntuales o generales, más o menos críticas que pueda haber sobre el gobierno bolivariano, creemos que la solidaridad con el pueblo venezolano actualmente asesinado, perseguido y masacrado a diario -del mismo modo que ocurre en Siria- es la prioridad. Nuestra posición se ubica en la defensa irrestricta del pueblo venezolano hoy agredido y por la profundización de la lucha revolucionaria.
– 
A ROBUSTECER LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA Y LAS REDES DE SOLIDARIDAD DEL PUEBLO.
El grado y la profundidad con que el proceso de transformaciones en Venezuela avance, se estanque, se desoriente o retroceda depende fundamentalmente del proceso de la clase trabajadora y el pueblo, de su conciencia, su organización de clase y su capacidad verdadera de autodefensa y combate. Y no principalmente de las características y las orientaciones políticas que adopte el gobierno chavista.
En este sentido, consideramos solidariamente que en Venezuela para dar un salto cualitativo en la lucha por el socialismo, es necesario y urgente articular desde abajo. Precisamos de una organización o de organizaciones políticas de carácter revolucionario que asuman el conjunto de las tareas de organización de la clase trabajadora, desde las bases, en orientación al socialismo, con firme vocación internacionalista, en férrea resistencia al golpismo imperialista y enfrentadas a los vándalos, paramilitares y sicarios.
Es imperioso formar militancia revolucionaria, desde las canteras de la juventud, para que el proceso avance y se profundice. Esta militancia y la organización política deben ser autónomas del gobierno y el PSUV.
– 
Sin abundar en detalles, creemos que es una orden del día el seguir desarrollando, politizando y articulando la organización de las Comunas, los Consejos Comunales, Consejos Campesinos, Consejos de Trabajadores y los CLAP -Comité Local de Abastecimiento y Producción-. Las Comunas son instituciones definidas por “la integración de comunidades vecinas con una memoria histórica compartida, rasgos culturales, usos y costumbres, que se reconocen en el territorio que ocupan y en las actividades productivas que le sirven de sustento, y sobre el cual ejercen los principios de soberanía y participación protagónica como expresión del Poder Popular“[2]. Es decir, las Comunas son o aspiran a ser verdaderos organismos de poder popular, incorporando un conjunto de Consejos Comunales, Campesinos y de Trabajadores.
Los CLAP son organismos muy similares a las conocidas JAP -Juntas de Abastecimiento y Control de Precios- de la Unidad Popular en Chile, desplegadas por el gobierno en origen pero rápidamente asumidas como herramientas por el propio pueblo ante las necesidades de la lucha de clases, particularmente la de responder al boicot y la escasez con redes de distribución -y en menor medida producción, en Venezuela- populares y autogestionadas de alimentos y productos elementales para la vida.
– 
Nos parece que allí debemos disponer y concentrar las fuerzas clasistas y revolucionarias.
Y por último, a pesar que se manejan pocos antecedentes concretos, consideramos que estas organizaciones del pueblo deben hacerse protagónicas discutiendo, proponiendo e instalando posiciones al interior del “proceso nacional constituyente”. Aprovecharlo por un lado como una instancia de articulación popular, educación y debate; y por otro, no menos importante, asegurar la constitucionalización -elevar a grado constitucional- de las Misiones, Grandes Misiones y otras significativas conquistas para la clase. Pues después de Maduro, no sabemos qué es lo que pueda venir.
A modo de información, las Grandes Misiones desarrolladas por el gobierno bolivariano son: Gran Misión Saber y Trabajo; Gran Misión Hijos de Venezuela; Gran Misión en Amor Mayor Venezuela; Gran Misión Agrovenezuela; y Gran Misión Vivienda Venezuela. Por si a alguien le quedan dudas, estas conquistas el pueblo venezolano está dispuesto a defenderlas -literalmente- con su vida.
– 
¿CÓMO SOLIDARIZAR CON EL PUEBLO VENEZOLANO?
En Chile junto con camaradas de la franja revolucionaria, la izquierda y el campo popular, estamos trabajando en levantar “comités de solidaridad con el pueblo de Venezuela”.
Desde estos comités, que son espacios de convergencia social conformados en las distintas regiones del país, podemos informar al pueblo chileno sobre la situación venezolana, desafiando y resistiendo la dictadura comunicacional de CNN y los canales nacionales títeres del imperialismo; podemos visibilizar la solidaridad y la defensa para con el “bravo pueblo” venezolano, con el fin de moralizarlo y demostrarle nuestro apoyo; podemos y debemos denunciar la complicidad golpista del Estado chileno, su cancillería y la OEA como instrumento de dominación imperialista; y contener concretamente a la oposición reaccionaria que en Santiago de Chile ha intentado arremeter contra la embajada venezolana, entre otras funciones.
– 
¡Participa de los comités de solidaridad con el pueblo de Venezuela!
¡Todo el poder a las Comunas!
¡Por el socialismo, Comuna o nada!
¡Con la fuerza del Bravo Pueblo, el imperialismo no pasará!
– 
[1] Más amplio que solo EEUU, comprende el poder de los Estados europeos integrados en la OTAN, la Unión Europea, la mayoría de los países miembros de la OCDE, instrumentos político-financieros como el Banco Mundial y el FMI, etc.
[2] “Ley Orgánica de las Comunas”. Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.