2014|Reivindicaciones para el ME en la fase actual: una plataforma de lucha estudiantil.

 Versión en PDF: Plataforma de lucha 06_06_14

Juventud Guevarista – Chile

Primera actualización: viernes 06 de junio 2014

 

                 Como aclaramos en la sección anterior[1], nuestro objetivo a largo plazo dentro del campo educativo no es un simple cambio de leyes ni una Reforma Educacional, por muy contundente que la hagan parecer los administradores del poder, sino un cambio completo y definitivo del modelo educativo y su estructura de clase[2]. Podría parecer que éste fuera un objetivo lejano, obscuro, “abstracto”, que nada tiene que ver con las necesidades y demandas actuales de los estudiantes en lucha y el movimiento estudiantil. En efecto, esto sería cierto si es que los objetivos políticos mayores no se expresasen en una plataforma de lucha para la presente fase de la movilización. 

                La plataforma de lucha define, ordena y sintetiza los objetivos concretos a alcanzar de acuerdo a las condiciones económicas, políticas y sociales existentes en un determinado punto de la lucha de clases para ir avanzando hacia transformaciones más profundas. Representa una conexión entre los problemas, las necesidades, las aspiraciones y las demandas de un sector del pueblo y los objetivos estratégicos de lucha. Esto es distinto a lo que comúnmente se conoce como “petitorio” o “lista de demandas”, ya que éstos simplemente enumeran una serie de reivindicaciones para ser presentadas frente a alguna autoridad, indicando lo que “se pide” o “se demanda”. Una plataforma de lucha, en cambio, define todo lo que un sector del movimiento de masas se propone como objetivos de corto y de mediano plazo, esto es, todo lo que se construye, se conquista y se destruye. La plataforma de lucha está enmarcada dentro de un horizonte de lucha específico[3], demarcando en su interior ciertos objetivos generales acerca de los cuales cada una de las reivindicaciones constituye un paso hacia adelante.

                Además, la plataforma de lucha presenta una coherencia interna que permite ordenar las reivindicaciones temáticamente de acuerdo a la causalidad-demandas cuyo cumplimiento permite avanzar hacia otras nuevas, encontrándose todas conectadas entre sí y en mutua dependencia-, a la temporalidad -demandas posibles de alcanzar en el corto, mediano o largo plazo-, urgencia -demandas necesarias de conquistar en el plazo inmediato y otras que pueden esperar- e interés-demandas jerarquizadas como más relevantes que otras-.

                En el caso de nuestra plataforma de lucha- la cual ha sido construida retomando los aportes producidos durante años de movilización estudiantil, de los avances realizados por diversos compañeros y organizaciones y de la lucha que nosotros mismos hemos desarrollado -, ésta nos permite ordenar el camino por el que debemos ir orientando la lucha en el frente estudiantil de modo de avanzar paso a paso, con consistencia y seguridad[4], ganando reivindicaciones que nos permitan mejorar las condiciones de vida de los estudiantes populares y sus familias y, por este medio, ir conquistando la educación al servicio del pueblo y los trabajadores.

                Finalmente, consideramos esta plataforma de lucha una herramienta de vital importancia puesto que vendría, de alguna forma, a encarar las dificultades más urgentes que presenta el movimiento estudiantil. Al respecto, creemos que la movilización de los estudiantes en su estado actual padece dos dificultades centrales que caminan de la mano: está desorientada políticamente y se halla impotente para ganar -aunque sea los objetivos más mínimos-[5]. De manera humilde y responsable, proponemos este instrumento con el propósito de brindar orientación a la lucha de los estudiantes y de ayudar a identificar algunos de los objetivos por los que vamos a pelear.

Reivindicaciones generales de los estudiantes de la clase trabajadora

Reivindicaciones prioritarias relacionadas con la estatización de la educación, la gratuidad y la democratización:

 1-                 Por aumentar el financiamiento estatal como porcentaje del PIB en Educación.

                 Una de las reivindicaciones históricas del movimiento estudiantil chileno es la estatización de la educación: que la educación vuelva a ser responsabilidad plena del Estado y se constituya como un derecho inalienable para todo el pueblo. En este sentido, una de las demandas pasa porque el Estado debe financiar la totalidad de la educación y de esta forma tender a ir absorbiendo la educación privada hasta hacerla extremadamente minoritaria o derechamente inexistente[6]. La única forma que esto ocurra es que el financiamiento por parte del Estado sea directo a las instituciones, mediante aportes basales y no subsidiando la demanda como sucede actualmente[7]. Las instituciones educativas pasan, así, a ser plena responsabilidad del Estado en la esfera económica.

                Vamos a luchar por elevar el financiamiento estatal como porcentaje del PIB en Educación tanto como sea necesario para garantizar una educación gratuita en todos los niveles de manera inmediata, contemplando todos los recursos que se requieren para un desarrollo educativo de óptimas condiciones. Aclaramos desde ya: no nos interesa que el Estado garantice el acceso pero que la institución educativa mantenga las carencias en infraestructura, planta docente, materiales pedagógicos, técnicos, etc. De esta manera seguiría existiendo una educación para ricos y otra para pobres. Los recursos acumulados por el Estado destinados a educación deben asegurar no solamente el acceso universal, sino que alcanzar los niveles suficientes como para hacer viables la totalidad de los puntos contemplados en esta plataforma de lucha.

                Cómo ha de conquistarse la reivindicación por el pleno financiamiento estatal, pues nuevamente por medio de demandas históricas: eliminación de la Ley Reservada del Cobre y re-direccionamiento de los fondos hacia educación, aplicación del royalty a las empresas transnacionales que saquean los recursos naturales del pueblo chileno y aumento considerable de los impuestos a todas las grandes empresas, con el fin de recaudar los recursos suficientes para cubrir todas las reformas educativas que reclama el movimiento de masas, así como para garantizar el resto de las demandas de la clase obrera y el pueblo trabajador. Reclamamos, por último, la renacionalización del cobre y todos los recursos naturales para la garantía de todas las reivindicaciones populares.

                Colocamos estos métodos clara y enfáticamente por sobre la reforma tributaria que está impulsando el actual gobierno de los ricos como medio para aumentar -solo parcialmente y a través del subsidio a la demanda- el financiamiento a la educación. Consideramos que la nuestra es una demanda avanzada que seguramente ni éste ni otros gobiernos estarán dispuestos a conceder en esta fase de la lucha de clases. Afirmamos con fuerza, en el sentido expuesto arriba, que la gran reforma educativa que reclama el movimiento de masas sólo será conquistada como resultado de una transformación profunda del aparato productivo.

                Por último, la lucha por el pleno financiamiento estatal para la educación gratuita y demás costos en educación tiene que ser ahora. La caracterizamos como una demanda inmediata, urgente y prioritaria. Por este medio vamos a tensionar al bloque en el poder, aprovechar sus contradicciones internas, precipitar sus decisiones y dificultar la capacidad de consenso al interior del bloque dominante. Este es el sentido que tiene luchar en lo inmediato, sin esperar la iniciativa del poder burgués y pasando el movimiento estudiantil a la ofensiva.

 2-                 Por una Ley de Educación que consagre a ésta como un derecho para todo el pueblo chileno.

                 El Estado debe garantizar el derecho a la Educación a través de un Sistema Único Nacional gratuito de Educación Preescolar, Básica, Media y Superior de calidad, devolviendo al Ministerio de Educación un rol primordial en este sentido. El papel principal en la definición, administración y gestión del conjunto del sistema educativo debe radicar en los organismos co-gobernanza local, municipal, regional y nacional[8] como mecanismo base para la toma de decisiones. Asimismo, esta Ley debe garantizar realmente el resto de las demandas establecidas en esta plataforma de lucha.

                El verdadero objetivo de esta demanda es conquistar la centralización de un sistema de educación único estatal, lo cual esté avalado constitucionalmente. Demandamos el fin inmediato a la LGE y también a lo que queda de la LOCE -particularmente respecto a Educación Superior, impidiendo el co-gobierno-, por tratarse de leyes que consagran el sistema de educación al servicio de la burguesía. Reclamamos la des-municipalización inmediata de todos los colegios y liceos por medio de la estatización, con alta calidad y condiciones óptimas de estudio, infraestructura y planta docente. No queremos educación del Estado precaria ni intermediarios entre el Estado y las instituciones educacionales. Demandamos asimismo el fin inmediato del sistema de subvenciones, el autofinanciamiento universitario y el co-pago o financiamiento compartido en la educación escolar. En definitiva, fin y reformulación de todo el marco legal que norma y regula la educación chilena de acuerdo a lo definido por los organismos de co-gobierno nacional.

                Esta reivindicación es una dimensión más de la estatización de la educación. Constituye el marco general de instauración de la educación gratuita universal y del derecho irrestricto a la educación, por tanto debe ser ahora: es una demanda inmediata, urgente y prioritaria. Igualmente, con un marco regulatorio de la educación realmente democrático se logra agudizar las contradicciones al interior del bloque en el poder y precipitar de esta manera su desgaste.

3-                 Por el derecho a la participación, organización y movilización de los estudiantes.

                 Luchamos por la derogación inmediata de todo reglamento que impida, obstaculice o dificulte la existencia de centros de estudiantes, federaciones y todo tipo de organizaciones estudiantiles, o que norme el modo en que los estudiantes debemos organizarnos y manifestarnos. Esto comprende la derogación -entre otros- de los DFL 1 y 2, puesto que el DFL 1 impide la participación en CFT e institutos, entre otros, y el DFL 2 en establecimientos universitarios. Exigimos que no exista ningún reglamento interno que atente contra la participación y organización de cualquier estamento en cualquier institución educativa.

                Demandamos el reconocimiento y respeto incondicional a la organicidad que se den los estudiantes ya sea bajo el formato de centro de estudiantes, asamblea, consejo de delegados, ampliado, federación estudiantil, etc. Y nos hacemos parte, además, de la demanda por la conformación de Consejos Escolares Resolutivos con una ponderación mínima del 25% por parte de los estudiantes, contando éstos con derecho a voz y voto.

                Del mismo modo, exigimos a las autoridades de las distintas instituciones educativas -universidades, institutos profesionales, CFT’s, escuelas, liceos e internados- el fin inmediato de las políticas represivas y autoritarias hacia el estudiantado: fin a la persecución a los dirigentes estudiantiles, fin a las expulsiones por organizarnos y movilizarnos. Basta de represión policial hacia las marchas estudiantiles. Que se nos permita ejercer nuestro derecho a manifestarnos y a marchar por donde nosotros lo decidamos. No más detenciones arbitrarias en las marchas y sus alrededores. No más policías de civil en las manifestaciones. Exigimos un trato digno a los detenidos en las marchas. Basta de golpizas, abusos y malos tratos a los detenidos. No más policías de civil y agentes de inteligencia infiltrados al interior de las universidades. Basta de hostigamiento a la organización estudiantil. No más presencia o intentos de ingreso en los alrededores de los lugares donde realizamos nuestras asambleas por parte de las fuerzas policiales. No más ingreso de Fuerzas Especiales a las universidades.

                Bachelet y Eyzaguirre se han referido a estos temas solo de manera superficial y creemos, con el único objetivo de contener momentáneamente la protesta. Será sumamente difícil que el actual gobierno de los ricos vaya responder en esta materia porque choca directamente con los intereses y las posiciones de la mayoría o la totalidad de los Rectores, sostenedores, directores, etc, y de organismos de altísima influencia política como es el CRUCH, que no quieren co-gobierno, participación democrática ni movilización al interior de los establecimientos.

                También constituye una reivindicación a pelear ahora, urgente y prioritaria, pues se confronta directamente con un programa de la Nueva Mayoría que respecto a educación recoge -parcialmente y de manera desvirtuada- solamente algunas de las demandas económicas del movimiento estudiantil, pero deja fuera y omite las que son de carácter más político como la democratización, el co-gobierno, la participación y el derecho a la organización y la protesta.

Reivindicaciones prioritarias relacionadas con el fin a la discriminación, marginación y opresión al interior del sistema educativo:

4-                 Por las reivindicaciones de los estudiantes de los pueblos originarios.

                 Las demandas de los estudiantes de los pueblos originarios se enmarcan políticamente en la perspectiva de una transformación radical del régimen político y de una lucha contra el Estado Nación que reprime a los pueblos indígenas y niega su cultura.

                Exigimos educación gratuita para los estudiantes de los pueblos originarios -como para todo el pueblo chileno- y facilidades de acceso, incluyendo más y mejores escuelas en las zonas rurales y más apartadas, así como más y mejores medios de traslado. También demandamos la implementación de programas educativos especiales que comprendan íntegramente la cosmovisión, cultura, tradiciones, lengua e historia de los pueblos originarios de acuerdo a lo determinado por sus comunidades, teniendo estas últimas el papel principal en la definición de la forma y el contenido educativo. Junto con esto, el fin a la obligatoriedad de ritos ajenos a la cultura indígena como la canción nacional, oraciones religiosas, etc. Reivindicamos, por último, una reforma curricular profunda al ramo de Historia y Geografía en las escuelas, donde se contemple la historia de los pueblos originarios hasta nuestros días y no sólo hasta la conquista, y al ramo de Lenguaje y Comunicación, donde se rescate el arte y la literatura de los pueblos originarios.

                Ésta es una reivindicación prioritaria dentro de esta plataforma de lucha puesto que confronta derechamente el carácter burgués y nacionalista del sistema educativo chileno. La reivindicación constituye un elemento intrínsecamente cultural y político y, por tanto, tiende a poner en tensión a los sectores más conservadores con los más liberales al interior del bloque en el poder. Tenemos que incorporar esta lucha ahora como una reivindicación integral hacia el sistema de educación, que complejice y supere por mucho las reformas propuestas por el gobierno respecto a este problema. Sin embargo, estas transformaciones debiéramos verlas expresadas más distanciadas en el tiempo, principalmente por tratarse de cambios culturales y no meramente administrativos, no presentan un carácter tan urgente aunque sí prioritario en cuanto a su relevancia y centralidad para la lucha.

                De todos modos, más allá de estas reivindicaciones específicas, el movimiento estudiantil solidariza y se hace parte de la lucha ancestral que desarrolla todavía el pueblo mapuche en su guerra de liberación y por la reconquista de su territorio y su cultura.

5-                 Por el derecho a la educación sexual y las demandas de las estudiantes madres y padres y las estudiantes embarazadas en todo el sistema educativo.

                  Estas demandas se inscriben políticamente en el contexto de una transformación cultural profunda en favor de las mujeres populares y trabajadoras, las mujeres de nuestra clase.

                Exigimos la instauración de planes de educación sexual verdaderamente obligatorios -con la consiguiente modificación de la ley número 20.418 que regula los planes escolares de educación sexual- para todos los estudiantes del sistema escolar, donde se promueva una sexualidad responsable, se informe e instruya sobre el uso de métodos anticonceptivos, se eduque sobre los derechos reproductivos y de las minorías sexuales y se potencie el debate sobre temáticas como el aborto, la eutanasia, etc. Demandamos distribución gratuita de preservativos y anticonceptivos -incluidos los de emergencia- para todos los estudiantes. Queremos prevención amplia e informada antes que las estudiantes de nuestra clase sean madres prematuras.

                Exigimos sanciones efectivas e inmediatas ante cualquier tipo de discriminación a las madres y padres estudiantes. Mayor fiscalización respecto a las discriminaciones y maltratos en los colegios y liceos y que los derechos de las madres embarazadas sean explícitamente dados a conocer como parte de los contenidos educativos.

                Además, demandamos el desarrollo de un Programa Nacional de Cuidado Infantil para madres y padres estudiantes de todos los niveles educativos, que implique la creación de salas cuna y jardines infantiles gratuitos y de calidad para todos los hijos de estudiantes, los que se encontrarán distribuidos zonalmente de acuerdo a los lugares de residencia y estudio de las madres y padres, lo que incluye la creación de salas cuna y jardines al interior de los establecimientos educativos. De la misma forma, este Programa debe replicarse para beneficiar a los trabajadores docentes y no docentes de la Educación. Y junto con esto, planes de estudio flexibles para las estudiantes madres y padres de todos los niveles contemplando un derecho a pre y post-natal, evitando así la deserción escolar y permitiendo la dedicación necesaria al hijo y el derecho a dar alimento a sus hijos durante un tiempo adecuado y que cubra el viaje de ida y de vuelta. Asimismo, deben existir facilidades en la asistencia y en la rendición de pruebas.

                Reivindicamos una atención médica gratuita y de calidad para todas las estudiantes madres y embarazadas y sus hijos. Que las licencias médicas de los hijos sirvan para justificar las inasistencias de las madres y padres estudiantes. Y exigimos un aporte económico para todas las madres y padres en condición de estudiantes, que les permita solventar los gastos de sus hijos evitándose así la deserción escolar, el ingreso precoz al trabajo y el abandono de los estudios superiores.

                Al igual que la anterior, creemos que ésta es una reivindicación prioritaria por su contenido de clase y la forma como se golpea especialmente a las mujeres populares con la supresión de la educación y la negación de los derechos sexuales y reproductivos. Pero no es de tanta urgencia, serán cambios más lentos que irán desarrollándose con mayor gradualidad. Son fundamentales, de todas maneras, porque son demandas que exceden la esfera educativa y se dirigen a la verdadera raíz de la contradicción de clases.

6-                 Por el fin a todo tipo de discriminación por etnia, credo, nacionalidad, género, opción sexual, color de piel, etc.

                 Como las anteriores, el marco político de estas demandas es una transformación cultural profunda y radical en favor de todos los sectores oprimidos por el orden burgués y el Estado de la burguesía.

                Demandamos el fin a todo tipo de discriminación por etnia, credo, nacionalidad, género, opción sexual, color de piel, etc., por parte de los establecimientos educativos y al interior de éstos. Que se ejecute una sanción efectiva a los establecimientos que incurran en algún tipo de discriminación. Demandamos a su vez la promoción de una educación basada en la tolerancia cultural, sexual, religiosa, étnica, etc, por parte del conjunto del sistema educativo. Exigimos el fin a la obligatoriedad de elementos discriminantes y clasificadores como el  uniforme escolar obligatorio, buzo escolar, clases de religión, rezos y canciones religiosas, canción nacional, etc. No queremos la masificación embrutecedora de la ideología del Estado burgués.

                Como todas las de este apartado, la reivindicación por el cese de las discriminaciones en el sistema educativo es de carácter prioritaria, porque nos importan muchísimo los contenidos de la cultura que reproduce nuestra clase y los embates que recibimos desde nuestros enemigos, pero no es de carácter inmediato ni urgente precisamente por tratarse de un elemento cultural. Esto no obsta que la lucha cultural contra la burguesía sí es ahora.

 Reivindicaciones complementarias para el mejoramiento de las condiciones de estudio y de vida de la clase trabajadora y los sectores populares:

 7-                 Por una TNE y un Pasaje Escolar gratuito en beneficio de los estudiantes populares.

                Todas las reivindicaciones que vienen a continuación -ésta y las cuatro siguientes- son de carácter complementario a las principales y prioritarias, es decir, las que desarrollamos arriba, porque revisten una menor importancia para la consecución de nuestros objetivos de lucha, se desprenden de otros objetivos mayores o poseen un contenido meramente económico o auxiliar. No obstante, igualmente forman parte de las demandas históricas del movimiento estudiantil, por tanto las debemos recuperar y reposicionar. A pesar de ser complementarias, no obstante, su cumplimiento sí lo consignamos como inmediato porque no resultan tan difíciles de implementar, son más periféricas que estructurales y redundarían, de todas maneras, en un beneficio principalmente económico para los hijos de nuestra clase trabajadora. Por último, sabemos que por muy ínfima que sea la demanda que exijamos al Estado burgués, solamente la arrancaremos con una gran lucha. Así lo enseña la historia de la lucha de clases.

Derecho al transporte gratuito.

                Volvemos a decir algo que el movimiento estudiantil ha dejado de reclamar: Tarjeta Nacional Estudiantil -TNE- gratuita las 24 horas del día, los 365 días del año, para todos los estudiantes de Chile y válida para todo medio de transporte ahora. Exigimos además una  TNE que permita el ingreso gratuito de los estudiantes a todos los museos y eventos artísticos y culturales como parte de su formación. Que la TNE sea gratuita a nivel nacional -de verdad, no como lo que ocurre actualmente con las micros rurales o semi-rurales-.

                La lucha por el transporte gratuito, como dijimos, es una reivindicación que el movimiento estudiantil tiene que retomar, posee un carácter económico y sirve como complementaria a las demandas prioritarias en un orden de jerarquía, como las que revisamos arriba. También es de una exigencia inmediata, es decir, no existe ningún paso previo a demandar antes que esto, debe ser ahora.

                Por último, el movimiento estudiantil debe luchar por el derecho a transporte de todo el pueblo trabajador. Particularmente en Santiago la situación es crítica, el pasaje en “hora pic” alcanza los 690 pesos. Dos pasajes diarios –el horario pic es precisamente durante las horas de entrada y salida del trabajo- son equivalentes a una cuarta parte del sueldo mínimo actual. Tenemos que levantar la demanda popular por el congelamiento inmediato del pasaje –ninguna nueva alza- y también por su progresiva disminución.

8-                 Por prácticas profesionales pagadas, con derechos laborales para todos los estudiantes y funcionales para la formación profesional.

                El trabajo realizado por practicantes, tanto de la educación secundaria como terciaria, constituye uno de los puntos más crudos y salvajes del modelo de explotación capitalista-neoliberal. Significa un sistema de extracción absoluta del plusvalor, sin la mediación del salario, muchas veces sobre estudiantes menores de edad. Creemos que es necesario reivindicar el término de este método de explotación.

                Una medida reivindicativa al respecto es que la práctica profesional se rija únicamente por función. El estudiante debe limitarse a ejercer su especialidad y nada más, es decir, que se dedique a realizar exclusivamente lo que compete según su asignatura y especialidad. Que se fiscalice y se cursen multas para las empresas e instituciones que violen este derecho.

                  También exigimos un sueldo mínimo mensual para el estudiante en práctica, el que consiste en: $1.500 por hora más colación -$2.000- y transporte -$400- diarios.

                Demandamos además el cumplimiento de todos los derechos laborales: derecho a sindicalización, huelga, negociación colectiva y un seguro médico por parte de la empresa o institución que se haga cargo de los estudiantes en caso de accidentes laborales.

                Esta demanda igualmente es de exigencia inmediata y de carácter complementario.

9-                 Por una alimentación gratuita y de calidad para todos los estudiantes populares.

                Exigimos la implementación de un Programa de Alimentación Estudiantil que comprenda la entrega gratuita de alimentos para todos los estudiantes populares de Chile, durante todo el año, en todos los niveles y en todo tipo de establecimiento, de acuerdo a estándares nutricionales que permitan una alimentación sana y adecuada. Éstos deben contemplar desayuno, almuerzo, once y cena, según las necesidades del estudiante y ser extensivos a las actividades extra-académicas que se realicen. Y junto con esto, que el sistema educativo promueva una alimentación saludable mediante programas de educación alimenticia y diversificando los menús.

                Requerimos la creación de comedores estudiantiles en todos los establecimientos educativos, y que den abasto para todos los estudiantes tal que no sea necesario que éstos deban ir al patio o directamente a la calle para alimentarse. Proponemos que la administración de los comedores quede a cargo de las organizaciones estudiantiles, de modo tal que obtengan un medio de financiamiento.

                Asimismo, requerimos el fin de toda prohibición de venta de alimentos por parte de los estudiantes al interior de los establecimientos educativos, en el marco de poner fin al monopolio de las empresas concesionarias. En coordinación con las instancias sanitarias correspondientes, cuando sea pertinente, se deben otorgar permisos a los estudiantes que lo soliciten para la venta de alimentos para que así puedan financiar sus gastos.

                Ésta es una reivindicación de exigencia inmediata y de carácter complementaria. Esta demanda por la alimentación, de todas formas, quedaría en segundo plano en relación a las demandas más sentidas del movimiento estudiantil, como las que arriba expusimos.

10-            Por la salud de los estudiantes populares.

                Los estudiantes en lucha demandamos un Sistema Nacional de Atención gratuita y de calidad para todos estudiantes populares, con énfasis en la prevención y teniendo claridad, de todas maneras, que esta demanda apunta a un aspecto reivindicativo central para el conjunto del pueblo y no solo para el sector estudiantil, lo que implicaría realmente una reivindicación del movimiento popular y obrero por una salud gratuita y de calidad.

                Exigimos enfermerías de calidad en todas las sedes y establecimientos del país, con personal, infraestructura y materiales adecuados. Deben existir todos los implementos de enfermería necesarios en los distintos establecimientos educacionales. Además, consideramos necesario un aumento de las horas semanales de Educación Física, generando las condiciones necesarias para su correcto desarrollo -es decir, profesores capacitados, gimnasios, multi-canchas, materiales deportivos, camarines, etc.-, ampliando la oferta deportiva.

                La demanda de clase por la salud, en este campo, necesariamente está acompañada por una alimentación saludable para todos los estudiantes populares del país. Asimismo, nos interesa un énfasis en una educación ecológica que promueva el cuidado del medio ambiente y desarrolle iniciativas en este sentido, para generar una conciencia ambiental como parte de una conciencia general de cuidado hacia la salud del ser humano y la naturaleza.

                Por su naturaleza, esta es una reivindicación de carácter complementario y de exigencia inmediata.

11-            Por la creación de residenciales estudiantiles gratuitas para todos los estudiantes de regiones o de lugares de acceso remoto al establecimiento educativo.

                La clase trabajadora y los estudiantes populares recienten fuertemente el centralismo que existe en Chile del poder político, el consumo, transporte, así como también la educación y la cultura. Esto conlleva, entre otras cosas, que los estudiantes que provienen de regiones, provincias o comunas alejadas muchas veces no tienen cómo alojar, especialmente aquellos hijos de trabajadores que no pueden costear buenas hospederías y residenciales.

                Demandamos, en este sentido, que el Estado asuma el costo ampliando el Programa Residencia Familiar Estudiantil a todas las regiones del país, otorgando este beneficio a todos los estudiantes que provengan de una región distinta de la que estudian o de zonas de complicado acceso, privilegiando a aquellos pertenecientes a los tres primeros quintiles. Exigimos además modificar el Programa incorporando a los Hogares Estudiantiles para la Educación Superior, los cuales serán gratuitos para todos los estudiantes de los tres primeros quintiles que provengan de otra región o de lugares aparatados o de difícil acceso, proporcionando a éstos alojamiento, alimentación, agua, gas, electricidad e internet.

                El Estado -a través del Ministerio de Educación, el Ministerio de Vivienda, el Ministerio de Obras Públicas y en estrecha colaboración con las universidades y las organizaciones estudiantiles- debe garantizar la creación de Hogares Estudiantiles para cubrir las necesidades de todos los estudiantes de acuerdo a la realidad de cada universidad y de cada región. Dichos hogares serán administrados por el Ministerio de Educación, la Universidad respectiva -en el caso que corresponda- y la comunidad estudiantil residente.

                Como las anteriores, se trata de una reivindicación de carácter complementario y de exigencia inmediata.

Reivindicaciones de los estudiantes de la Educación Preescolar, Básica y Media

12               Por un Sistema Único Nacional gratuito de Educación dependiente del Ministerio de Educación.

                Esta es una reivindicación absolutamente fundamental, prioritaria y de exigencia inmediata por parte del conjunto del movimiento estudiantil. En lo esencial, la creación de un Sistema Nacional Único de Educación dependiente del MINEDUC tiene que ver con la estatización de la educación. Nos referimos a la estatización de todo el sistema educativo en el sentido principal de su financiamiento. Y demandamos, como consecuencia de esta premisa, el fin inmediato al sistema de subvenciones escolares, al co-pago y al lucro en la Educación. Decimos que el Estado debe financiar completamente el sistema educativo de acuerdo a la cantidad y características de los estudiantes y a las necesidades del proyecto educativo del establecimiento, desarrollado de manera co-gobernada.

                Levantamos con fuerzas una demanda histórica del movimiento estudiantil chileno, el fin a la educación municipal y a los establecimientos particular-subvencionados, con estatización. Demandamos un Sistema Único Nacional y gratuito a cargo del Ministerio de Educación donde éste canalice el financiamiento estatal, fiscalice la utilización de recursos, fiscalice el cumplimiento de las normativas y la impartición de los contenidos académicos generales diseñados por el Ministerio de Educación en conjunto con los distintos actores sociales involucrados en el proceso educativo-profesores, trabajadores, autoridades, estudiantes, padres y apoderados, entre otros-, quedando una parte de las normativas y contenidos en manos de los organismos de co-gobierno local-estudiantes, profesores, trabajadores no docentes, padres y apoderados, organizaciones sociales y comunitarias, entre otros- para su definición y aplicación de acuerdo a las necesidades y particularidades de cada zona y establecimiento.

13               Por las reivindicaciones de los estudiantes de la Educación Media Técnico-Profesional.

                Entendemos el funcionamiento de la educación media técnico-profesional en el contexto de la explotación de menores de edad, de un modelo de explotación que permite la existencia de cierto trabajo no remunerado, aplicando una extracción absoluta de plusvalor sin salario de por medio y, además, sometiendo a los estudiantes escolares a una alienación extrema. Sostenemos, en este marco, que la formación técnica debe ser un campo exclusivo de la Educación Superior. Consideramos a esta reivindicación prioritaria, urgente e inmediata.

                Afirmamos que hay que eliminar la educación media técnico-profesional, debido a la especialización prematura de los jóvenes lo cual promueve condiciones de desarrollo enajenantes y de trabajo precario desde la formación media. Y al mismo tiempo, demandamos la modificación del Código Laboral para garantizar un trabajo remunerado y derechos laborales de acuerdo a lo establecido anteriormente.

14               Por las reivindicaciones de los estudiantes de la Educación Especial.

                Los estudiantes revolucionarios contemplamos también las reivindicaciones de nuestros compañeros de Educación Especial, en el contexto de la cruda marginación que sufren bajo este sistema de instrumentalización del ser humano en la sociedad capitalista. Las demandas de los estudiantes de la Educación Especial son prioritarias, inmediatas y urgentes.

                Necesitamos avanzar hacia un Sistema Nacional Único de Educación Especial de carácter gratuito y con una cobertura total para los estudiantes con necesidades especiales de todos los rincones del país, que cuente con la infraestructura, los materiales y los especialistas necesarios en cada establecimiento.

                Lo anterior implica el rechazo al Decreto 170 y el aumento de los recursos para alcanzar la cobertura total, mejorar la infraestructura, dotar de materiales educativos, mejorar los sueldos de los docentes, potenciar las carreras que doten de especialistas a los establecimientos y fiscalizar las subvenciones entregadas. Exigimos una atención gratuita, especializada y de calidad durante toda su vida para todos aquellos estudiantes que presenten necesidades educativas especiales o algún grado necesidad especial.

                Pero estas medidas deben ir acompañadas por el fomento de una educación integradora en los establecimientos educativos con el fin de evitar la discriminación y promover la tolerancia y la diversidad, a la vez que asegurar que cuenten con los docentes adecuados, de modo que el PIE realmente signifique una educación especial dentro de un marco de integración al interior del sistema educativo formal. También es preciso desarrollar instancias efectivas de educación intermedia o transitoria donde los estudiantes que han egresado de los establecimientos especiales, pero que aun no están preparados para la educación formal, puedan cursar un periodo de transición adecuado.

                Los puntos anteriores deben orientarse con la perspectiva de avanzar hacia un Sistema Educativo Único dentro del cual la Educación Especial se encuentre integrada dentro del sistema educativo tradicional, de forma que se realice una formación y atención especializada pero dentro de un ambiente en el cual los estudiantes con necesidades especiales puedan compartir y relacionarse con el resto de los estudiantes en un ambiente educativo común, combinando atención especializada e integración social.

15               Por la implementación masiva del Bachillerato y el fin a la PSU y a todo tipo de pruebas de selección.

                Esta reivindicación se inscribe al interior de la demanda general por el libre acceso o el acceso irrestricto a la educación. Rechazamos categóricamente la selección para ingresar a la educación y defenderemos esta posición como un principio. El sentido que alberga esta demanda es la penetración masiva de la clase trabajadora y los sectores populares al sistema educativo. La consideramos una reivindicación urgente, inmediata y prioritaria.

                Demandamos el fin a la Prueba de Selección Universitaria y de todo filtro a la Educación Superior, así como de todo instrumento de selección a la educación. Fin inmediato a la PSU y al SIMCE como herramientas de segregación y discriminación. La educación debe evaluarse de acuerdo a los procesos de enseñanza y aprendizaje, persiguiendo el desarrollo integral de los estudiantes en diversas áreas del conocimiento y la cultura así como de su capacidad crítica para cuestionar la realidad. Debemos plantearnos la implementación de nuevos métodos que contemplen todos los componentes educativos, a la vez que exista un seguimiento de los resultados. No queremos pruebas aplicadas a los estudiantes como filtro de clases para cualificar la institución.

                En este sentido, demandamos la modificación de los ciclos educativos para la instalación masiva del Bachillerato en el último ciclo de enseñanza. El Bachillerato debe promover la nivelación de conocimientos y permitir al estudiante elegir correctamente la carrera a estudiar de acuerdo a sus intereses, aptitudes y talentos, dirigiéndose a los estudiantes más precarizados. Éste debe tener una duración de uno o dos años, dividido en áreas generales como Científica y Humanista, con ramos introductorios que sean convalidados una vez escogida la carrera. El Bachillerato debe ser impartido por las instituciones de la Educación Superior de elección del estudiante, existiendo una vinculación mayor entre Educación Media y Superior, lo que sólo es posible con un Sistema Único de Educación que enlace ambos niveles.

                En lo inmediato, avanzar hacia el sistema de Bachillerato incluyendo esta modalidad en las universidades tradicionales, enfocado a todos los estudiantes de los primeros quintiles con un carácter gratuito. De modo que mientras se reformulan los aspectos del sistema educativo que hagan posible el Bachillerato, los estudiantes más pobres cuenten con una instancia que asegure un correcto y seguro ingreso a la Educación Superior.

                Además reivindicamos una reforma curricular general donde se contemple su modificación por el conjunto del pueblo; la eliminación progresiva del negocio de los pre-universitarios; la eliminación de la Prueba Inicia ya que abre una brecha entre universidades; y reformulación de la Evaluación Docente con participación amplia y democrática del gremio de profesores.

16               Por una Educación Preescolar gratuita para todos los niños que rompa con las desigualdades educativas y permita un desarrollo integral desde la infancia.

                Esta reivindicación también es prioritaria dado que señala un carácter cultural del derecho a la educación preescolar, del acceso temprano de nuestra clase a la cultura y el saber, pero algunos de los puntos que la componen son de una urgencia menor -se pueden ir dando en el mediano plazo- y/o son de carácter complementario a este derecho irrestricto.

                Demandamos una Educación Preescolar gratuita, integral y multi-étnica para todos los niños de la clase trabajadora del país, lo que implica salas cunas y jardines en todos los rincones del territorio nacional, adecuándose a las necesidades de los padres y con una mirada que busque desarrollar integralmente todas las cualidades y potencialidades de los niños.

                Tal demanda debe ir acompañada de una alimentación y salud gratuita y de calidad para todos los niños de la Educación Preescolar. Requerimos aumentar los recursos, a la vez que promover y mejorar las mallas de las carreras de Párvulo en conjunto con estudiantes, profesoras y trabajadoras parvularias.

                Finalmente, requerimos el desarrollo de un Programa Nacional de Cuidado Infantil para madres y padres estudiantes de todos los niveles educativos, que signifique la creación de salas cuna y jardines infantiles gratuitos y de calidad para todos los hijos de estudiantes, los que estarán distribuidos zonalmente de acuerdo a los lugares de residencia y estudio de las madres y padres, lo cual incluye la creación de salas cuna y jardines al interior de los establecimientos educativos. De la misma forma, este Programa debe replicarse para beneficiar a los trabajadores docentes y no docentes de la educación.

17               Por la reformulación de la Jornada Escolar Completa y el mejoramiento de las condiciones de estudio y trabajo.

                Éstas son luchas inmediatas y urgentes, en la gran mayoría de los casos, particularmente en colegios y liceos donde estudian los hijos de trabajadores, serán los problemas y necesidades más sentidas las que impulsarán la lucha por una transformación del sistema educativo. Pero son de todas formas complementarias a las peleas principales por la estatización de la educación con óptimas condiciones de estudio y trabajo, contando con todos los recursos que se requieren para esto, donde se encuentran algunas de las raíces del problema y de la solución.

                Exigimos la reformulación de la JEC de modo que sirva realmente para fomentar el desarrollo intelectual, cultural, deportivo y artístico de los estudiantes, sobre la base de un proyecto de desarrollo pedagógico-social elaborado por los órganos de co-gobierno que fije los objetivos, contenidos, metodologías, formas y tiempos de implementación de un currículum educativo que potencie los intereses, habilidades, talentos y capacidad crítica de los estudiantes en los marcos de una educación construida a partir del diálogo e interacción entre estudiantes y profesores y con un enfoque interdisciplinario.

                También exigimos una disminución de los estudiantes por curso a 25 o 30 -no más-, para permitir una enseñanza más personalizada y acorde a las necesidades del estudiante, permitiendo detectar y enfocarse de mejor manera en resolver los problemas que puedan surgir en el proceso de aprendizaje.

                Demandamos asimismo el mejoramiento de las condiciones de infraestructura de todos los establecimientos, de modo que cuenten con las condiciones y los materiales educativos necesarios para un correcto desarrollo académico, físico, deportivo, artístico-cultural y social, estableciéndose los insumos básicos que debiese tener una institución educativa de acuerdo a su realidad -gimnasio, patios techados, comedores amplios, data show, laboratorio, sala de cine, etc-.

                Y junto con esto, entendiendo que el cumplimento de los puntos de esta plataforma de lucha harán que se vuelvan cada vez más innecesarios los internados, en tanto se avanza hacia ello exigimos el mejoramiento de las condiciones de infraestructura de acuerdo a sus necesidades -closets, piezas amplias, computadores por pieza, etc.- y el fin de la lógica carcelaria que predomina en éstos, poniendo énfasis en la integración multi-étnica de los estudiantes.

Reivindicaciones de los estudiantes de la Educación Superior

18               Por un Sistema Único Nacional, gratuito y de calidad para la Educación Superior.

                Esta también es una reivindicación prioritaria, urgente e inmediata. Como las anteriores, tiene que ver con que toda la educación sea financiada y provista por el Estado, y apunta al ingreso en masa de la clase trabajadora al circuito de la educación.

                Exigimos un Sistema Único Universitario, de carácter nacional y gratuito a cargo del Ministerio de Educación, que rompa con la fragmentación de la Universidad de Chile y la Universidad Técnica del Estado reagrupando a las universidades surgidas a partir éstas  y recupere una Universidad Nacional al servicio del país y del pueblo. Este punto resulta clave para la reactivación y reorganización política del movimiento estudiantil.

                Este sistema estaría a cargo del Ministerio de Educación, el cual canalizaría el financiamiento estatal, fiscalizaría la utilización de recursos, el cumplimiento de las normativas y la impartición de los contenidos académicos generales diseñados por el Ministerio de Educación en conjunto con los distintos actores sociales involucrados en Educación -profesores, trabajadores, autoridades, estudiantes, entre otros-, quedando una parte de las normativas y contenidos en manos de los organismos de co-gobierno local-estudiantes, profesores, trabajadores no docentes, padres y apoderados, organizaciones sociales y comunitarias, entre otros- para su definición y aplicación de acuerdo a las necesidades y particularidades de cada zona y establecimiento.

                Queremos avanzar hacia la eliminación de las universidades privadas, IP’s y CFT’s mediante su integración al sistema anteriormente descrito, avanzando progresivamente en dos puntos: el co-gobierno como mecanismo de funcionamiento interno de los establecimientos y la creación de instituciones de Educación Técnica por parte del Estado en todo el territorio nacional, que sirvan para generar una alternativa al sistema privado y sean la base para la posterior absorción de los actuales IP’s y CFT’s. Creemos que los Institutos Profesionales deben tender a desaparecer, puesto que toda la educación profesional será provista por las universidades del Estado. Mientras que la Educación Técnica debe ser igualmente de dominio estatal.

                Al mismo tiempo se deben crear y potenciar carreras que formen docentes para el ámbito técnico-profesional. Estos puntos nos permitirán ir arrebatando la educación de las manos a las entidades privadas, a lo cual hay que sumar el resto de las reivindicaciones establecidas en esta plataforma y que benefician directamente a los estudiantes populares de la educación.

19               Por la ampliación del acceso y la condonación de la deuda.

                Esta última constituye igualmente una reivindicación prioritaria, urgente e inmediata. Para que toda la educación sea financiada y provista por el Estado, como queremos, es imprescindible que la matrícula de las universidades del Estado crezca sostenidamente. Será el crecimiento anual de la matrícula a gran escala lo que permitirá la absorción de la totalidad o de la gran mayoría de los estudiantes que hoy estudian en instituciones privadas. Demandamos que la matrícula crezca progresivamente, acompañado por supuesto del crecimiento en infraestructura, planta docente, materiales de estudio, etc.

                La única manera que las universidades del Estado puedan crecer en su matrícula sostenidamente, y que sea viable ir incorporando a todos los estudiantes a la educación estatal, es que las universidades del Estado se hallen repartidas a lo largo de todo el territorio nacional. Ligándolo con puntos anteriores, esto se relaciona con la reunificación nacional de la Universidad de Chile y la UTE, en la perspectiva de superar el problema de la centralización de la educación que, como dijimos, afecta principalmente a los estudiantes populares de regiones y provincias.

                Exigimos también la implementación de la asistencia libre. Que cualquier persona pueda acceder a clases, no siendo un requisito para ello estar matriculada o pertenecer a la institución educativa ni contar con el consentimiento del profesor o de las autoridades del establecimiento. De la misma forma, la asistencia a clases no puede ser obligatoria ni constituir una causal de reprobación del ramo. De esta manera la Educación Superior será accesible para quienes no poseen el tiempo ni el dinero para acceder a ella y quitarán una carga a los estudiantes regulares que por diversos motivos -trabajo, familia, etc.- no pueden asistir a todas las clases -como por ejemplo el caso de los estudiantes de vespertino-.

                Finalmente, demandamos y luchamos por otra de las demandas históricas del movimiento estudiantil, por una política global de condonación de cualquier tipo de deuda estudiantil, ya se trata del CAE, crédito CORFO, Fondo Solidario, etc. El pueblo no debe pagar por la educación. Y creemos, en especial en este punto, que es una de las reivindicaciones que en mayor medida podría tensionar el conflicto de clases en el sentido que una condonación global de la deuda significa un golpe directo al capital bancario. No nos sirve que el Estado pague con nuestros recursos la deuda a los bancos, queremos que la banca sea eliminada del sistema educativo sin indemnización.

Por las luchas de la clase obrera y el movimiento popular[9]

20               Por el fin al subcontrato y a todo mecanismo de pauperización laboral.

                 Los estudiantes revolucionarios lucharemos en conjunto con toda la clase. De este modo, erigimos una reivindicación también histórica del movimiento estudiantil, que los últimos años ha tenido especial realce a raíz del asesinato de Juan Pablo Jiménez, que es el fin a la subcontratación a interior del sistema educativo. De forma inmediata, reclamamos la internalización por parte de las instituciones de todos los servicios empleados en Educación. Esta es una demanda urgente, sentida, del ahora y completamente prioritaria para los fines de la lucha revolucionaria. Pero más allá de esto, necesitamos plantearnos la lucha contra todo medio de tercerización y pauperización de la clase obrera, como lo es por ejemplo la figura de “suministro de trabajadores”[10].

Desde nuestra perspectiva, la lucha contra el subcontrato se inscribe en el marco de levantar y posicionar las reivindicaciones principales del conjunto de los sectores más pauperizados, marginados, abusados y golpeados de la clase trabajadora. Se trata de la unidad en la lucha reivindicativa de todos los explotados, a la vez que trabajamos por dotar esta unidad de contenidos y proyecciones anticapitalistas y revolucionarias.

                El subcontrato es un problema de carácter nacional para la clase trabajadora, y no puede combatirse menos que con una lucha sostenida de alcance nacional con la unidad de vastos sectores explotados y excluidos. Lo que nos interesa es afirmar que, desde el frente estudiantil, los estudiantes en lucha tenemos que levantar las reivindicaciones de la clase trabajadora con el objetivo de ir articulando las demandas de todo el movimiento de masas. Una reivindicación central para la clase obrera es el fin del subcontrato -no la única ni necesariamente la primera-, y seguramente la lucha del movimiento estudiantil por acabar definitivamente con el régimen de subcontrato en todo el sistema educativo sería un catalizador muy potente para desatar una lucha más amplia y masiva por el fin del subcontrato en general.

                Hoy, los estudiantes en lucha sostenemos que si el proyecto de reforma educativa de la Nueva Mayoría no incorpora y no se hace cargo de este tema, en conjunto con otras demandas históricas como la educación gratuita y estatización, democratización, acceso irrestricto y condonación inmediata de todas las deudas por educación, lo rechazamos de plano e intensificamos la movilización. Esto pensando en el despliegue de una táctica de confrontación radical al gobierno y el bloque en el poder.

                Por último, nuestra demanda por el fin del subcontrato tiene que ser un punto de arranque de una lucha cada vez más profunda, intensa y amplificada contra el sistema capitalista. En este sentido, como Juventud Guevarista afirmamos que la lucha contra el régimen de subcontratación debe tener en perspectiva la transformación radical de todo el Código del Trabajo. En torno a este objetivo superior, hacia el mediano y largo plazo, podría ir rearticulándose la movilización obrera con un carácter estratégico, con miras a la construcción del poder revolucionario de la clase.


[1] Titulada “Cuatro dimensiones esenciales para el desarrollo de la lucha en el movimiento estudiantil.”

[2] Es preciso revisar las dos secciones anteriores donde señalamos que, de todas maneras, la única razón por la que nos importa hacer política revolucionaria en el frente estudiantil es por la Revolución Socialista, como una transformación radical de la estructura de clases del capitalismo.

[3] Es importante destacar que si bien la plataforma de lucha enmarca o delimita cierto horizonte de lucha para la fase actual, esto en ningún caso puede significar que nos planteemos frente a la movilización de manera “hermética”, con una actitud “rígida” en torno a lo que nos proponemos ganar. Por el contrario, la dinámica de lucha nos exige una disposición versátil, astuta y creativa, de modo de adecuarnos ágilmente frente a escenarios o situaciones que no habíamos previsto.

[4] Esto no significa que queramos avanzar de forma lenta ni gradual. No creemos en el gradualismo. Aquí no estamos pensando en “tiempos cronológicos” a la hora de avanzar en la lucha, sino que nos movemos de acuerdo a ritmos políticos. Y hoy día la exigencia más importante para la movilización, creemos, es re-ordenar, volver a diseñar un plan de lucha consistente y ganar, sea harto o poco, ganar. De otra manera los estudiantes y el pueblo van a ir dejando de creer completamente en la movilización.

[5] Necesariamente vamos a referirnos a esta problemática en profundidad en un siguiente material.

[6] Para que esto sea posible, como veremos más adelante, es necesario que las universidades del Estado experimenten un crecimiento anual progresivo y considerable de su matrícula, acompañado de todos los recursos requeridos por este proceso.

[7] No obstante, esta demanda tampoco sirve si no va de la mano con la democratización y el co-gobierno en todo el sistema educativo, de modo que los recursos recibidos por las instituciones sean administrados de acuerdo a decisiones colectivas y no unilaterales.

[8] Ver el ítem 2 de la Segunda Sección, “Co-gobierno en todo el sistema educativo”.

[9] Este apartado se halla en pleno desarrollo político. Consideramos que el movimiento estudiantil, de aquí en más, debe integrar y articular sus luchas con toda la clase obrera y el movimiento popular. Es la única manera de combatir efectivamente el capitalismo.

[10] Esta es una figura legal que permite, desde el anterior mandato de Bachelet, que las grandes empresas cuenten con un amplio “personal de reserva” utilizado solamente en casos de urgencia, sin contratación, continuidad ni estabilidad. Obviamente, la burguesía recurre a esta figura para soportar situaciones de huelga de trabajadores, facilitando la marginación de los huelguistas.

logo02

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *