Propuesta política hacia la coyuntura


Ver documento en PDF

31 de mayo de 2015

La lucha de clases en Chile se agita de manera extraordinaria, como no lo hemos visto estas generaciones. Todas las contradicciones sociales comienzan a enfrentarse abiertamente, a plena luz del día, exponiéndose al reconocimiento por parte de sectores cada vez más vastos de las masas explotadas y oprimidas. Dentro de esta situación, los revolucionarios y las revolucionarias del país y Nuestra América, y particularmente quienes adscribimos a la corriente guevarista, estamos absolutamente decididos a ser un sujeto determinante en el devenir de nuestra historia.

De modo franco y humilde, presentamos a los compañeros de la izquierda revolucionaria, a las franjas radicalizadas, a los sectores dinámicos y a todas y todos los movilizados, una propuesta de intervención política hacia la actual coyuntura.

 

  1. Elementos esenciales de la coyuntura.

 

En un esfuerzo de síntesis, para enmarcar nuestras propuestas y dotarlas de sentido histórico, señalaremos los que creemos son los elementos constituyentes de la presente coyuntura de la lucha de clases:

  1. a) Se ha descubierto radicalmente la corrupción del bloque dominante a los ojos de las masas trabajadoras. Esto contribuye de manera decisiva a encender el estado de ánimo de las masas movilizadas, disponiendo a los sectores dinámicos a la combatividad, a la vez que empuja al bloque político en el poder hacia una situación de suma inestabilidad y con tendencia objetiva a la fragmentación –tal como se viene desarrollando hace al menos una década atrás-. Se va debilitando la dominación de clase –todavía en pie- a la vez que madura, en cada enfrentamiento parcial y frente a cada abuso de la clase dominante, la conciencia de clase de los trabajadores.
  2. b) Existe el intento por parte del gobierno, a la cabeza del bloque dominante, de cooptar la fuerza de masas movilizada, pero sin conseguirlo. Por el contrario, la movilización de masas tiende a radicalizarse en contra del gobierno, el Estado burgués y sus instituciones, envueltas en una crisis ascendente de legitimidad, representatividad y participación.
  3. c) Dado lo anterior, se refuerza y profundiza la política de contención del gobierno sobre el movimiento de masas en general, y especialmente sobre sus sectores más dinámicos y avanzados; es decir, se refuerza el componente coercitivo del Estado. Esto explica la escalada represiva que mantiene en un muy delicado estado de salud al compañero Rodrigo Avilés y que dejaron gravemente lesionados a Luciano y a Paulina, en el contexto de la asunción de Jorge Burgos en el Ministerio del Interior.

Estos aspectos coyunturales, que destacamos como los fundamentales, de conjunto, son expresión de una crisis profunda de hegemonía del bloque en el poder, la que polariza más y más las contradicciones de clase.  

 

  1. Propuesta nacional.

 

Nuestra propuesta nacional consta de tres dimensiones:

  1. a) Contra la represión del Estado.

Existe una situación objetiva que es clarísima, y es que Rodrigo fue agredido por Fuerzas Especiales de Carabineros para defender a los corruptos del parlamento y el gobierno, que en ese instante se hallaban reunidos en la Cuenta Pública, mientras que él se encontraba luchando por las demandas del pueblo trabajador. La grave agresión a Rodrigo, como se ve, presenta directísima relación con las claves fundamentales del actual momento de la lucha de clases. Desde Juventud Guevarista de Chile, con la intención de que el movimiento de masas dé pasos resueltos adelante, impulsamos las siguientes reivindicaciones:

  • Juicio Ordinario a los responsables de la agresión a Rodrigo, es decir, que los responsables no sean procesados por la Justicia Militar. Esto debe darnos un pie para exigir el fin inmediato de la Justicia Militar.
  • Destitución inmediata de Jorge Burgos –Ministro del Interior- y Gustavo González –General Director de Carabineros-. ¡No toleraremos, además de corruptos, a asesinos del pueblo!
  • Prohibición y retiro inmediato de los -8- nuevos carros lanza agua marca Hatehof mod. Rcv 6.000, Sobre Chasis Mercedes Benz y Norma EURO IV-2012, traídos a Chile en abril de 2012, desde Israel, por un valor total de 4.416.800 dólares estadounidenses[1], los que aún tienen al compañero Rodrigo resistiendo. Estos aparatos poseen un carácter ofensivo, no meramente disuasivo; son armas de combate contra el pueblo movilizado.

No está demás destacar, en relación a la represión del Estado, que la grave agresión perpetrada contra Rodrigo despierta el más rotundo repudio de parte de la mayoría del pueblo chileno. Hay un componente subjetivo que es muy fuerte y determinante, y es que las generaciones mayores de 40 años sienten, ante el cuasi-asesinato de un estudiante por marchar, que estamos de regreso en el período negro de la dictadura, y eso conlleva una carga subjetiva y afectiva muy potente en la cultura chilena de rechazo contra la tiranía criminal de Pinochet –no en la totalidad por cierto, pero sí en su mayoría-, sumado al hecho indiscutible que el movimiento estudiantil goza de una considerable simpatía social.

En la actual situación, donde el gobierno no logra contentar a las masas movilizadas con sus medidas políticas de consenso, no tiene otra alternativa que endurecer los métodos represivos –lo que generará, necesariamente, una escalada de confrontación entre la violencia del Estado y la violencia de masas-, este factor resulta absolutamente relevante pues significará que se continúe deteriorando la base de apoyo de masas de la Nueva Mayoría.

  1. b) Hacia el movimiento por la educación.

Como lo hemos venido planteando, respecto a la lucha por la educación del pueblo trabajador, la tarea fundamental consiste en luchar intransigentemente por las reivindicaciones que ha levantado y posicionado la clase trabajadora, los estudiantes secundarios, los estudiantes de educación superior, los profesores de base y los trabajadores de la educación al calor de la movilización, que son las que hemos llamado demandas históricas del movimiento por la educación.

Ante el intento por parte del gobierno de cooptar la fuerza de masas que está en movimiento –en lucha-, lo cual supone la tentativa por desnaturalizar las demandas del pueblo trabajador –hacerlas pasar por una cosa distinta, funcional a los intereses de la clase dominante-, la tarea de los sectores avanzados y revolucionarios radica en recoger con fuerza nuestras demandas históricas e instalarlas en el seno de la movilización que hoy adquiere un enorme dinamismo y empuje. Desde la Juventud Guevarista de Chile decimos con bríos:

  • Así como se escuchó en las calles de todo Chile durante el 2011, ¡EDUCACIÓN GRATUITA UNIVERSAL! Educación gratuita para todos y todas en todos los niveles, nada de 70%, nada de becas y créditos, nada de subsidios a sostenedores, que son la licencia y el incentivo al lucro, la acumulación capitalista y la reproducción de la competencia neoliberal al interior del sistema educativo. ¡Financiamiento directo y absoluto desde el Estado a todas las instituciones educativas y punto! Nótese que esta reivindicación, la principal del movimiento por la educación en Chile, se relaciona íntimamente –cuando no es desnaturalizada- con el fin al lucro y la desmunicipalización de la educación primaria y secundaria, puesto que supone la estatización del sistema educativo en su totalidad. ¡Nada menos que la gratuidad universal!
  • Lucharemos por todas las demás reivindicaciones comprendidas en la lucha por una educación al servicio del pueblo trabajador, como son: democratización de la educación y co-gobierno[2]; acceso irrestricto a la educación –fin a todo mecanismo de selección, fin a la PSU y el SIMCE-; condonación de la deuda educativa sin indemnización. Señalamos que la discusión en torno a la calidad de la educación está considerablemente avanzada por los propios trabajadores de la educación –mucho más que por tecnócratas, especuladores y corruptos-, y puede ser desarrollada al interior de los órganos de co-gobierno[3] con participación directa de los trabajadores de la educación.
  • Nos plegamos a la demanda que está impulsando el SUTE –Sindicato Único de Trabajadores de la Educación- y la CNTE –Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación- por una “Carrera Funcionaria” para todos los trabajadores y trabajadoras de la educación, no solamente docentes, que recuperen el estatus de funcionarios del Estado –como lo fue antes de la dictadura-. Aquello en el marco de una política de estatización general del sistema educacional, revirtiendo la lógica de descentralización imperante -que ha arrojado la educación escolar a los DAEM, DEM y Corporaciones Municipales-. Esta demanda es extraordinariamente avanzada, posee un contenido de clase –supera lo meramente gremial- dado que agrupa a los trabajadores de la educación en su conjunto, y contiene en sí las reivindicaciones por la desmunicipalización –que toda la educación escolar vuelva al Estado- y el fin a la externalización del trabajo y el subcontrato en las instituciones educativas. ¡Por un sistema educativo centralizado en el Estado, desconcentrado, democrático y co-gobernado!
  • ¡50/50 horas lectivas y no lectivas, fin al agobio laboral!
  • ¡No al Proyecto Ley de Carrera Docente del gobierno y la dirigencia PC del Colegio de Profesores! ¡Más de un 90% de los profesores y profesoras de Chile lo rechaza, no lo queremos![4]

 

  1. c) Frente a la corrupción de los ricos y poderosos: ¡a organizar un Congreso Democrático de los Pueblos!:

Desde nuestro análisis, esta coyuntura es especial, en el marco de la corrupción de los representantes políticos de la burguesía, la deslegitimación de los sujetos y las instituciones del régimen político y la decadencia moral de la clase dirigente, porque pone sobre la mesa el debate acerca de la necesidad de un nuevo sistema político en el país. Esto significa que deja abierta la puerta de par en par para comenzar a discutir y a pensar, y que la clase obrera y los trabajadores empiecen a discutir y a pensar, en torno al problema del poder. No es que la discusión sobre el poder y la conciencia de clase para sí del proletariado ya estén desarrolladas y extendidas, sino que se van presentando –quizás repentinamente- las condiciones subjetivas y objetivas para que este debate se dé a flor de piel en el seno de la clase. Lo que representa, sin lugar a dudas, una oportunidad histórica que los revolucionarios debemos abordar con audacia.

Posiblemente, la lucha de clases en el país desencadene de manera abrupta en un proceso refundacional del sistema político, más o menos democrático, con mayor o menor injerencia obrera y popular; o tal vez, este proceso, que de todas maneras se vislumbra como una tendencia, se dilate y se prolongue de forma errática, sin ejecutarse rápidamente ningún tipo de transformación. Sea como sea, para nosotros, la salida a la crisis del sistema político burgués es un Congreso Democrático de los Pueblos.

En un esfuerzo por anticiparnos, y atendiendo a los anuncios que la propia Bachelet ha presentado, pareciera que en el corto plazo –este año y el siguiente- sí va a arrancar dicho proceso “refundacional” –“constituyente”-, impulsado y promovido por el mismo gobierno a la cabeza de la burguesía y el bloque dominante, pues les urge apaciguar el ánimo movilizador. Pero que, sin embargo, este proceso no va a ser para nada profundo, no habrá ninguna “Nueva Constitución” con contenidos radicalmente distintos a la Constitución actual, sencillamente porque la burguesía monopólico-financiera y los grandes grupos económicos, los altos mandos militares y las altas castas eclesiásticas no lo van a permitir, no les es conveniente en este momento histórico y no van a ceder; o a lo sumo, esta nueva Carta Constitucional, con una nueva letra aparentemente democrática, no va a guardar relación alguna con la garantización material de las aspiraciones obreras y populares, en la realidad concreta. Y además, porque la Concertación posee férreos compromisos históricos con los dueños del poder y la riqueza, y no tiene la menor intención de romper aquel pacto de clase dominante[5].

La única solución medianamente seria para el bloque dominante, el bloque político en el poder y el gobierno ante a su crisis hegemónica, es una Asamblea Constituyente restringida que abra paso a una Constitución distinta a su antecesora solamente en lo formal, sin modificar nada sustantivo en la situación histórico-concreta de los explotados y oprimidos, conservando las tasas de ganancia de los grandes capitalistas y restableciendo-consolidando la dominación burguesa. Frente a la Asamblea Constituyente del gobierno de los ricos, la alternativa democrática y popular es un Congreso de los Pueblos, donde las masas obreras, campesinas, estudiantiles, indígenas, etc, puedan deliberar democráticamente acerca de sus problemas, necesidades y aspiraciones, y lo más importante, puedan organizarse y unirse en función de conquistar sus reivindicaciones y aspiraciones políticas sobre la base de la movilización independiente del gobierno y el Estado. Reconocemos una referencia de lo anterior, con mucha honra y gratitud, en los procesos de Congresos del Pueblo que se han llevado adelante en Colombia y Paraguay, en los cuales nos inspiramos directamente para levantar esta propuesta.

Seguramente deberemos responder con esta carta de manera ágil y audaz, multiplicando los esfuerzos por hacer converger en esta apuesta a todos los sectores avanzados de la clase trabajadora y de la izquierda. Nuestra salida a la crisis del sistema político en Chile no es la Asamblea Constituyente de Bachelet y el gobierno. Desde la Juventud Guevarista de Chile decimos, ¡frente a la corrupción de los ricos y poderosos, a organizar un Congreso Democrático de los Pueblos!

 

  1. A los estudiantes y trabajadores movilizados.

 

A los estudiantes de los diferentes niveles que ingresan de lleno en un estado de movilización, a los trabajadores que también luchan y se organizan, y particularmente a los trabajadores de la educación y profesores que están próximos a iniciar un paro indefinido de actividades, pensamos que es necesario:

  1. a) Hacer confluir todos los métodos requeridos para presionar localmente, a los gobiernos universitarios, institutos profesionales y centros de formación técnica, autoridades de colegios, liceos y a patrones, como se viene haciendo con fuerza desde inicio de este año –y con menor intensidad, durante el año pasado también-. Y presionar simultáneamente al Estado y el gobierno a nivel nacional, mediante la lucha radical, organizada y coordinada. La claridad –conciencia- de que no existe lucha exenta del Estado de la burguesía, lo cual impulse generalizadamente movilizaciones de carácter nacional, hoy día es crucial para permitir un salto cualitativo de la movilización de masas.
  2. b) Involucrar las luchas locales con los motivos de lucha nacional, haciendo avanzar la conciencia de los sectores movilizados. Las alternativas de lucha nacional, desde nuestro punto de vista, son las que presentamos arriba.
  3. c) Contribuir a elevar los niveles de intensidad de la lucha, profundizar la radicalidad del enfrentamiento. En realidad, la tarea de la izquierda y los revolucionarios no consiste en decirle a las masas cómo luchar, cómo movilizarse ni qué métodos emplear. Si las masas activadas van a realizar una toma, un paro de actividades o un corte de ruta, lo deciden espontáneamente. Los revolucionarios no inventamos formas de lucha de masas. Ni tampoco nuestra tarea es homogenizar los métodos de lucha, como por ejemplo lo pretendió el “tomazo” durante el 2013, porque aquello fuerza procesos de masas de manera artificial. Sino que radica en formular lo más claramente posible los contenidos y las orientaciones de la lucha, unificándola, organizándola, encausándola, homogenizando los objetivos políticos de la lucha e intentando profundizar sus niveles de radicalidad –en contenido y en forma-, siempre en la medida que el sector social tenga la disposición de hacerlo.

Para referir a nuestra historia reciente, el año 2006 nadie vino a decirles a los estudiantes secundarios del país que se tomaran sus colegios. Fue un efecto de cadena –espontáneo- porque todos o la gran mayoría los estudiantes se sintieron interpretados por la misma consigna –contenido-, el fin a la LOCE, y porque el estado de ánimo candente propició un clima de radicalización. Lo mismo el 2011, con la demanda por educación gratuita. Este año, del mismo modo, lucharemos porque la movilización agarre fuerza a nivel nacional, combinando lo local con lo global, desatando radicalidad y combate, y fundamentalmente, preparando una salida organizada, clasista y confrontacional en el Congreso de los Pueblos y el Congreso por la Educación para los Pueblos.

  1. d) Y finalmente, ir desarrollando los niveles de disciplina y formación teórica y política de los estudiantes y trabajadores movilizados. Hablamos de robustecer, al calor de las experiencias de lucha, el componente moral en el seno del pueblo trabajador. No titubeamos en decirlo, ¡no queremos ver más cervezas y pitos en las marchas! Queremos tomas de universidades, colegios y liceos sin una gota de alcohol, y con mucho estudio, análisis, reflexión y discusión política. ¡Qué gigantescos pasos daríamos adelante si todos los estudiantes se decidieran a cambiar su cerveza por un libro! Y creemos necesario, a su vez, que contingentes cada vez más vastos de estudiantes y trabajadores se vayan adentrando en el marxismo y la Filosofía de la Praxis.

Todos estos combates son momentos parciales, introductorios. La historia nos depara batallas campales, donde el mundo será el objetivo de ambos bandos. ¡La lucha es por el Socialismo, hay que hacer la Revolución!

 

¡Juicio Ordinario a los agresores de Rodrigo, fuera Burgos y González!

¡Nada menos que la Educación Gratuita!

¡Por una Carrera Funcionaria para todos los trabajadores de la educación!

¡Frente a la corrupción de los ricos y poderosos, a organizar un Congreso Democrático de los Pueblos!

¡Ni un minuto de paz para los ricos!

 

Logo adaptado (2)

[1] Considerando Nro 4: http://www.observadoresddhh.org/wp-content/uploads/2013/05/Resoluciion-134-carros-lanza-agua.pdf

[2] En el marco que se encuentra derogado el DFL-2, esta demanda se dirigirá directamente hacia las autoridades del establecimiento educacional.

[3] Respecto al co-gobierno revisar: http://juventudguevarista.cl/aportes-preliminares-para-una-propuesta-de-co-gobierno-en-todo-el-sistema-educativo/

[4] Revisar: http://nuestra-america.org/?p=294

[5] En este documento, que es la matriz de nuestros análisis políticos, se profundiza y fundamenta dicho planteamiento a lo largo del apartado Nro 2: http://juventudguevarista.cl/analisis-politico-y-lineas-de-intervencion-2015/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *