Mesas pre-legislativas de gobierno: de nuevo la conciliación.

Leer en PDF

Juventud Guevarista de Chile

Sábado 29 de agosto de 2015

 

Las mesas pre-legislativas y la coyuntura política nacional

En la última plenaria CONFECH celebrada el sábado 15 de agosto en Arica, se resolvió por 18 votos a favor, 2 en contra y 8 abstenciones que los representantes de este organismo participarán en las mesas pre-legislativas invitadas por el gobierno, con motivo de discutir aspectos de la reforma a la Educación Superior –ESUP- con dirigentes estudiantiles, sindicales y sociales, recibir observaciones, críticas y aportes, etc, en una dinámica de continuidad de las mesas de participación ciudadanas generadas el año pasado. Se afirma que no se trata de una instancia de negociación, sino de diálogo en torno al proyecto de ESUP.[1]

Los estudiantes reunidos en la CONFECH definieron, además, que su participación en las mesas pre-legislativas está condicionada por el cumplimiento de ciertas garantías por parte del gobierno: “más plazo para discutir, que esté presente la Ministra, que no se zanje el proyecto en verano, que se dé a conocer la propuesta completa del gobierno, incidencia en la metodología y que sean espacios vinculantes.” El incumplimiento de una o más de estas condiciones implicaría el retiro de la CONFECH de las mesas de gobierno.[2]

Otros acuerdos de la plenaria fueron que las mesas permitirían “la contraposición de proyectos y definiciones programáticas, además de tensionar al gobierno a tomar definiciones sobre los temas que se traten”; los temas prioritarios a discutir, los cuales serían “el marco general y la forma de fortalecer la educación pública. Además de […] Financiamiento, Democracia y Regulación”; y que “este proyecto previo a su ingreso [al parlamento, y luego de ser discutido con los distintos representantes] se plebiscitará de forma nacional para tener una definición unitaria entre nuestros compañeros frente a lo que presentará el gobierno.”[3]

El gobierno y el parlamento se encuentran actualmente en un momento oportuno para tramitar el proyecto de reforma a la ESUP, o al menos en mejores condiciones que hace unos meses atrás. Las masivas, potentes y expandidas movilizaciones a nivel nacional de docentes y trabajadores de la educación prácticamente se han desactivado, o han pasado a una fase de carácter defensivo; y la movilización de estudiantes secundarios y universitarios, que no consiguió este primer semestre una articulación unitaria y nacional, hoy se encuentra reducida a unos pocos –pero extraordinariamente valiosos- procesos de lucha local en universidades como la USACH, UFRO, UTFSM, ULS, UBB, UdeC, entre otras.

Sin embargo, es relevante señalar que el gobierno se halla hoy día tremendamente presionado “por la derecha”, acorralado por la gran burguesía que se muestra reaccionaria y resistente ante el más insignificante ajuste al patrón de acumulación capitalista y el modelo de mercado, burgueses medianos que se enriquecen con el negocio de la educación, emprendedores y directores de unidades educativas privadas; por los partidos de la Alianza que se espantan con la menor insinuación de regulación del lucro y fiscalización estatal; y últimamente, por sobre todo, el papel que ha jugado la Democracia Cristiana contribuyendo a que la reforma alrededor de la gratuidad favorezca el negocio y los proyectos educativos privados[4], y no precisamente el alicaído sistema estatal de educación.

En el actual contexto en que el proyecto de ESUP tiende –claramente-, como es sabido, a corregirse hacia la derecha[5], lo que más necesita el gobierno -con urgencia- es encauzar las dirigencias estudiantiles y tomarles la mano como un sector aliado para evitar su radicalización y su rechazo frente a propuestas de cambio absurdamente moderadas, que ya en nada se identifican –y de hecho se contradicen- con las posiciones históricas del movimiento estudiantil. En este marco, como lo hemos dicho de hace tiempo, el gobierno de los ricos necesita ir ganando ciertos niveles de consenso social a la vez que procura anular, desplazar y reprimir a los sectores más avanzados y combativos del movimiento de masas. Por esta razón, y únicamente en esta situación política, es que el gobierno invita a representantes del movimiento de masas a participar en mesas pre-legislativas.

Sin detenernos en este punto, la crítica que desde la Juventud Guevarista hacemos al proceso de participación en mesas pre-legislativas no consiste en el hecho de dialogar con autoridades del gobierno. Es imposible desconocer que los movimientos populares una vez que alcanzan un nivel de maduración y desarrollo, necesitan –mientras la situación política lo permita- hacerle saber a las autoridades las posiciones y las aspiraciones del sector social que representan, así como tensionarlas, influirlas y negociar políticamente en determinados contextos en función de la lucha reivindicativa de masas. Más bien, la crítica que hacemos a la conducción predominante de la CONFECH, la Izquierda Autónoma –IA-, la Izquierda Libertaria –FEL- y la Unión Nacional Estudiantil –UNE-, es que están concentrados principalmente en ser desde sus orgánicas los autores de la Reforma Educativa, hacerle las enmiendas al texto, escribir un párrafo, agregar un inciso y quitar otro –“incidir” como le llaman ellos-, en vez de trabajar por articular una fuerza de masas y política que, al calor de la movilización y el enfrentamiento, produzca un real contrapeso a las posiciones burguesas del gobierno y el bloque en el poder, apuntando a modificar –quizás no de inmediato ni en el corto plazo- verdaderamente la correlación de fuerzas entre las clases antagónicas.

De este modo, lo que fustigamos duramente, con altura de miras, es la orientación táctica general al interior de la cual la participación en las mesas se expresa: el reformismo pequeñoburgués de Izquierda Autónoma, FEL y UNE[6] que consiste en el clásico método de buscar avanzar en reformas institucionales resguardando la integridad de la institucionalidad burguesa, buscando penetrar en ella, escalar y finalmente fortalecerla; en contraposición con una táctica de desarrollo de fuerza social revolucionaria consistente en el método también clásico –bajo situaciones históricas siempre cambiantes- de estimular la combatividad de masas y provocar una agudización de la conflictividad de clases, madurando una fuerza propia de la clase que adquiera la capacidad para ir arrebatando conquistas reivindicativas a la burguesía, en cuanto fuerza propia, a través de todas las formas de lucha –legales, semi-legales e ilegales-.

Sobre la propuesta del gobierno en torno a Educación Superior

A continuación pretendemos introducir someramente a la propuesta del gobierno en ESUP, plasmando algunos puntos de valoración en relación a sus contenidos. Los ejes de la propuesta son los siguientes: nuevo marco regulatorio; sistema común de ingreso a la ESUP; aseguramiento de la calidad; nuevo sistema de financiamiento; e institucionalidad.[7]

Acerca del nuevo marco regulatorio: a partir de este eje el gobierno busca montar un nuevo Sistema Nacional de Educación Superior compuesto por las instituciones de educación superior –IES- estatales y las privadas reconocidas por el Estado. Además participará de este sistema una variedad de instrumentos legales con el objetivo de incrementar la regulación y la fiscalización estatal sobre el funcionamiento del sistema educativo: el MINEDUC a través de la futura Subsecretaría de Educación Superior, la Superintendencia de Educación Superior, la Comisión Nacional de Acreditación y el Consejo Nacional de Educación.[8]

Por otro lado, se quiere establecer un Marco Nacional de Cualificaciones cuyo objeto consiste en dotar al sistema de orden, coherencia y transparencia, así como facilitar el intercambio y la continuidad de estudios de los estudiantes. También construir un procedimiento de Reconocimiento Oficial para IES privadas, definiendo una serie de condicionantes para su validación y evitando así el florecimiento de IES de mala calidad, que caigan en crisis, vayan a la quiebra, etc. Y prohibir mediante este marco regulatorio efectivamente el lucro, única y exclusivamente en IES que reciben fondos públicos.[9]

En específico acerca de la regulación, afirmamos que el esfuerzo del gobierno está enfocado en consagrar un sistema de educación mixto, público y privado, en el cual, bajo las mismas dinámicas mercantiles –más o menos reguladas- el grupo de IES pertenecientes al Estado continuarán tendencialmente siendo minoritarias y pauperizadas, viéndose empujadas a recurrir a mecanismos de privatización, externalización y autofinanciamiento para sobrevivir.

Acerca del sistema común de ingreso a la ESUP: el MINEDUC propone construir un sistema común de acceso para todas las IES. Esto se realizaría por medio de una batería de instrumentos de selección donde podrán coexistir, entre otros: pruebas estandarizadas –rediseño de la PSU “para que mida habilidades cognitivas y formas de razonamiento, y no únicamente contenidos aprendidos”-; ranking de notas; reconocimiento de aprendizajes previos; y pruebas especiales que detecten vocaciones y talentos específicos del estudiante.[10]

El problema con este mecanismo es que, por más que declare intentar revertir la exclusión de grupos históricamente discriminados, sigue funcionando sobre la base de la selección del acceso y la segregación social, de manera que del total de estudiantes ingresados a la ESUP, todavía operará un fuerte filtro de clase distribuyendo a los estudiantes que siempre recibieron una educación deficiente a IES de menor prestigio, y los que traen un mayor bagaje cultural y educativo a las universidades de elite, en desmedro de la libertad de cursar la materia en la institución que el estudiante decida.

Acerca del aseguramiento de la calidad: este eje se basa en la instalación de un conjunto de normativas para promover y garantizar la calidad en la ESUP. Las normas propuestas son las que vienen: obligatoriedad de someterse al proceso de acreditación para todas las IES del país, tanto las del Estado como las reconocidas por éste –a ello quedaría sujeta la mantención del Reconocimiento Oficial-; introducción de un umbral o condiciones mínimas de operación; acreditación integrada, superando la actual división entre acreditación de instituciones y acreditación de carreras; e institucionalidad, cambiando “la actual composición corporativa de la CNA[11] -donde los consejeros son designados por las mismas IES que luego son sujeto[12] de evaluación y acreditación- pasando a una composición cuyos integrantes deberán ser académicos de destacada trayectoria en la ESUP con jornada completa o dedicación exclusiva, seleccionados a través de mecanismos transparentes y objetivos”.[13]

Básicamente el gobierno está intentando controlar la calidad, como dijimos antes, de un sistema de educación mixto, fijando pisos mínimos por debajo de los cuales la calidad no puede decaer. Esto dista mucho de un plan de promoción real de la calidad del conjunto del sistema educativo, impulsándola hacia arriba en condiciones de igualdad, que es lo que el movimiento estudiantil ha demandado. Lo anterior no puede desarrollarse sino a partir de la progresiva estatización del sistema de educación –no solamente en ESUP-, de modo que se avance en una homogenización positiva de los estándares de calidad.

Acerca del nuevo sistema de financiamiento: aquí la propuesta “incluye la gratuidad de los estudios de pregrado y el financiamiento a las funciones de investigación y vinculación con el medio”. Respecto a la gratuidad, ésta irá dirigida hacia “las personas meritorias a la ESUP”, es decir, consiste en el financiamiento a la demanda individual, ejercido por estudiantes de “IES del Estado, y en IES privadas que cumplan con algunas exigencias determinadas previamente”. Se aclara que “la adscripción al sistema de financiamiento público será una decisión voluntaria de cada IES, [y] que para hacerlo, junto con cumplir los requisitos establecidos, suscribirá un convenio de compromisos con el Estado”.[14] A continuación pasa a detallarse una lista de requisitos y compromisos de las IES para acceder al financiamiento público, los cuales son importantes y –simplemente por su extensión- invitamos al lector a revisarla en el documento de propuesta del MINEDUC citado. Nos limitamos a mostrar las más centrales para entender el problema: [15]

  • “Estar constituida como una corporación de derecho privado sin fines de lucro, y no contar con sociedades comerciales entre los integrantes de esta corporación.” Aunque después se agrega que, para efecto de iniciar el financiamiento público desde 2016, se requiere “(ii) no poseer, como integrantes de la corporación o fundación universitaria, sociedades comerciales con fines de lucro que puedan elegir sobre un 10% de los directores de la universidad.”
  • “Ser propietario de un porcentaje a definir de los bienes inmuebles de la institución”, el que podría fluctuar entre un 0,1% y un 100%.
  • “Incluir en sus estatutos la participación de los estamentos académico, estudiantil y funcionario/trabajador, en órganos de gobierno superior de la institución, con derecho a voz y voto. […] además, deberá existir una serie de normas comunes para el gobierno de las IES del Estado, que deberán ser recogidas por éstas en sus estatutos orgánicos.” Pero abajo se indica: “(iii) considerar representantes de los estamentos estudiantil y/o funcionario, a lo menos con derecho a voz, en algún órgano de gobierno superior del plantel, de acuerdo a lo establecido en los estatutos registrados en el Mineduc.”Este eje, sin duda el más problemático y sensible de todos, lisa y llanamente es la negación de la demanda histórica por gratuidad. Cuando los estudiantes, los trabajadores y el pueblo hemos reclamado educación gratuita, hemos dicho que las IES se ofrezcan gratuitamente a todas y todos los estudiantes que ingresan, porque serán propiedad estatal desde el punto de vista del financiamiento, solventando el Estado la totalidad del gasto por concepto de educación[16]. Cuando se le planteaba esto a Piñera, como representante de la burguesía era franco y respondía “nosotros no estamos de acuerdo; la gratuidad tiene que ser selectiva por medio de subsidio estatal para los estudiantes que más lo necesitan”. Y ahora Bachelet, como representante de la burguesía, emplea una táctica distinta diciendo que sí va a avanzar progresivamente hasta la gratuidad universal, pero haciendo exactamente lo mismo que el gobierno de la derecha. Los estudiantes y trabajadores de la educación tenemos el deber político de confrontar intransigentemente esta reforma, cueste lo que cueste.
  • El 2016 se daría un primer paso en la implementación de este sistema, beneficiando a los “estudiantes de hogares en los cinco primeros deciles de ingreso -50%-”, de acuerdo a las normas y criterios esbozados.

Acerca de la institucionalidad: en el último eje se propone mejorar la institucionalidad pública, crear servicios y fortalecer instituciones, generando por ley: la Subsecretaría de Educación Superior, “como parte del Ministerio de Educación, con la función de ser el órgano rector del Sistema Nacional de Educación Superior, y con presencia efectiva en las distintas regiones y territorios de la nación”; la Superintendencia de Educación Superior, “como el órgano fiscalizador del cumplimiento de la normativa, descentralizado y desconcentrado”; y “la institucionalidad a cargo de definir y actualizar los aranceles regulados: panel técnico.”[17]

No hay mucho más que decir, éstos son organismos burocráticos encargados de “regular”, dentro de ciertos parámetros pactados con los empresarios de la educación, el mismo modelo de mercado, de producción del conocimiento en calidad de mercancía y circulación de las mismas para la acumulación de capital.

Respecto al carácter político global de la reforma a la ESUP, como palabras finales, podemos sostener en base a lo analizado que se trata de una política de salvataje al negocio educativo, conservación del financiamiento estatal por intermedio del subsidio a la banca –donde los bancos y los grandes grupos monopólicos siguen siendo indiscutiblemente los sectores rectores de la política de Estado y de gobierno- y a instituciones educativas privadas; de un papel meramente regulatorio del Estado –fiscalizando mecanismos de mercado- y de concesión a rectores y autoridades de instituciones de ESUP que “patalearon” para que la “reforma de la gratuidad” fuera en su propio beneficio, y no de los miles de estudiantes populares y familias de la clase trabajadora que demandan transformaciones estructurales al sistema de educación.

Sobre la transformación del sistema educativo: una aspiración de masas

Muchas o casi todas las ideas que señalamos a continuación son, más que ocurrencias nuestras, un intento por rescatar una vez más las reivindicaciones históricas del movimiento de masas por la educación, sumado a la propuesta de ciertas líneas de intervención táctica que pudieran ser útiles para los estudiantes y los trabajadores de la educación movilizados.

Desde la Juventud Guevarista de Chile pensamos que el movimiento de estudiantes y trabajadores de la educación necesita fundamentalmente:

  1. a) Enseñarle abierta y explícitamente al pueblo en su conjunto cuáles son sus posiciones respecto a las transformaciones que deben realizarse al sistema educacional. Un movimiento de masas serio y legítimo debe tender a cerrar lugar a las vacilaciones, ambigüedades y actitudes timoratas que indican –y así ocurre en el caso estudiantil en Chile, si no pregúntenle a Camila Vallejo, Gabriel Boric y Giorgio Jackson- que la traición de sus dirigentes está a la vuelta de la esquina. Es necesario desarrollar una plataforma de lucha[18] –un pliego de demandas, cuyos materiales ya ha dispuesto holgadamente la lucha de clases- claramente establecida que no será transada por oportunismos políticos y electorales.

Sobre la base de esta plataforma de lucha, es decir, sobre la base de las necesidades y las aspiraciones reales del pueblo trabajador, la política que promovemos e intentamos impulsar consiste en motivar el enfrentamiento de clase, la conflictividad de clase y el desarrollo de fuerza propia de la clase proletaria, en lugar de la actitud patética, conciliadora y oportunista del reformismo pequeñoburgués.

  1. b) Desarrollar una política de alianzas clasista, orientada fundamentalmente hacia los sectores de trabajadores movilizados en relación a la temática educativa u otro rubro o rama de la producción. La idea esencial es que la política de alianzas, cuestión clave para un movimiento de masas que aspira a su maduración, apunte a articular las fuerzas de los sectores de masas que en esta fase están luchando por las condiciones de existencia de la clase trabajadora: estudiantes de todos los niveles, trabajadores de la educación y obreros y organizaciones sindicales clasistas en todo el país. Y en este sentido ir desarrollando una fuerza clasista, de masas y de confrontación al poder burgués, una fuerza social revolucionaria.

Aquí viene a lugar la propuesta, que ya se ha venido trabajando desde el año pasado con un conjunto de sectores políticos y sociales, del Congreso por la Educación para los Pueblos[19] como una instancia de articulación de todas las fuerzas de masas movilizadas y de avanzada, dispuestas a luchar consecuentemente por la transformación del sistema educativo en el sentido de las aspiraciones de la clase trabajadora y el pueblo. El Congreso por la Educación para los Pueblos, para ser realmente potente y ganar una influencia concreta en la coyuntura política, requiere ser capaz de abrir una convocatoria a las organizaciones de masas más activas y consecuentes, sindicales e inter-sindicales, del sector público, filiales de asociaciones gremiales, federaciones estudiantiles, etc, y no únicamente a orgánicas políticas. De otro modo, creemos que esta apuesta no progresará.

En línea con todo lo anterior, los estudiantes y los trabajadores de la educación movilizados y consecuentes reivindicamos:

  • Gratuidad universal: en todos los niveles, financiamiento total del sistema educativo bajo la fórmula general de la estatización. Desde nuestro punto de vista esto no implica, en principio, que todos los proyectos educativos van a ser homologables mediante un currículo único de Estado, sino que podrían existir propuestas o modelos educativos producidos democráticamente con la participación directa de estudiantes y trabajadores de la educación.En primer lugar, las IES objeto del financiamiento estatal directo en un 100% tienen que ser, naturalmente, las IES estatales. Y en segundo lugar, las IES que ahora son de propiedad privada y que decidan, mediante procesos democráticos internos, estatizarse. No nos negamos a que, en principio, algunos proyectos educativos mantengan su currículo –o Modelo Educativo Institucional, MEI- y su autonomía dentro de un proceso de estatización[20].Además, resulta imperativo que las IES estatales crezcan, aumenten considerablemente su matrícula –rompiendo la barrera del 5% anual que actualmente las restringe por ley-, eleven su planta docente y funcionaria –sin externalización- y amplifiquen su infraestructura, todo mediante un plan robusto de inyección estatal, sobre todo durante los primeros años. Este proceso sostenido produciría un fenómeno profundo de absorción de la matrícula –y del profesorado y los trabajadores de la educación- hacia las IES gratuitas del Estado.
  • Y por último, creemos necesario que las IES estatales recuperen su carácter nacional, como lo fue antes de la dictadura la Universidad de Chile y la UTE, superando la situación de atomización en la que han sido sometidas. Esto posibilitaría un tremendo avance en términos de la organización y la unidad del movimiento de masas por la educación.
  • Pensamos que la política debe ser que, mientras tanto se estatiza –en el sentido del financiamiento- un conjunto de IES, comenzando por las que hoy son “estatales”, el piso sea que los estudiantes de otras IES privadas no pierdan sus beneficios de becas y créditos; y aún más, que aumente esta cobertura distribuyéndose las de estudiantes de IES del Estado que ya no las van a necesitar porque serán instituciones gratuitas.
  • Lo central respecto a la gratuidad es que el Estado provea la totalidad del financiamiento a través de aporte fiscal directo –AFD- a la IES –el criterio es extensible a todos los niveles- y se haga cargo de su mantención íntegra.
  • Democratización: en términos generales, pensamos avanzar en la construcción de un sistema de co-gobierno[21]. Seguramente nos encontraremos a nivel local con procesos democratizadores desiguales, no obstante el contenido político transversal de la reivindicación es “la incorporación o penetración de la clase trabajadora y los sectores populares en la producción y reproducción del sistema educativo, en la toma de decisiones, gestión y administración de los procesos, la constitución de contenidos curriculares, etc, y en ese sentido, en la producción de cultura[22].Y debe avanzar a nuestro parecer, desde la organización democrática local hacia una organización de co-gobierno a nivel nacional, disputando derechamente la dirección política al Estado. “El co-gobierno tiene que implementarse tanto al interior de los establecimientos educativos, a nivel local; como a nivel municipal o comunal; también a escala provincial y regional; y finalmente extendiéndose a escala nacional, poseyendo los órganos de co-gobierno un poder efectivo de decisión en relación al Ministerio de Educación.”[24]
  • El co-gobierno comprende la participación directa y democrática de todos los sectores estudiantiles y trabajadores implicados en el proceso educacional, en relación a todos los asuntos de interés para la institución: elección, ratificación o cese de funciones de autoridades y personal administrativo; definición de asuntos académicos, pedagógicos, curriculares y docentes; definición de la estructura orgánica o estatutaria del establecimiento, delimitación de funciones y atribuciones, reglamentos académicos, de convivencia, etc; utilización y control de recursos[23].
  • Acceso: reclamamos el libre acceso o acceso irrestricto a la educación. El fin de la selección en todos los niveles, el derecho efectivo al estudio y la cultura. Es la única manera de romper el filtro de clase instalado en el sistema educacional.
  • Como en Argentina, por ejemplo, el ingreso puede ejecutarse a través de entrevistas previas de reconocimiento entre el estudiante y una autoridad responsable de la institución, sin mediar una relación selectiva o discriminatoria.
  • Condonación de la deuda educativa: desde nuestro punto de vista, la exigencia de gratuidad no es solamente la conquista de un derecho de la clase trabajadora y el desarme –parcial- de la estructura de clase reproducida en la composición del sistema educacional. También es la denuncia de un crimen que se ha perpetrado contra centenas de miles de familias obreras, pauperizadas y marginadas durante los últimos 15 años que cargan con una deuda educativa brutal, insuperable e impagable por lo demás, en virtud de la acumulación capitalista de un puñado de grandes propietarios bancarios.
  • En razón de lo cual, demandamos la condonación de todo tipo de deuda educativa, es decir, que el criterio de gratuidad se vuelva retroactivo para el conjunto de estudiantes morosos, sin indemnización a la banca.
  • Fin al subcontrato: abolición de toda forma de externalización del trabajo, subcontrato, suministro de trabajadores, eventuales, etc. Si bien entendemos que este es un modelo actualmente arraigado en el patrón de acumulación capitalista como totalidad concreta, no solamente en este país, y en ningún caso un fenómeno específico del sistema educativo, demandamos la implementación inmediata de un proceso de avance hacia la internalización del 100% de los trabajadores de la educación, donde cada IES –válido para todos los niveles- se encuentre obligada por ley a responder a este requerimiento.
  • Reivindicaciones de la mujer, feministas y de la diversidad sexual: en la realidad de Chile, América Latina y gran parte del mundo, no hay plataforma de lucha que pueda no contemplar como un punto de especial relevancia el problema de la violencia social hacia la mujer, la dominación sexual, la discriminación por orientación sexual, etc.
  • Reivindicamos el derecho igualitario a la educación por sexo y opción sexual, penalizada por ley cualquier transgresión al mismo; castigo penal –mediante un procedimiento probatorio- hacia el acoso, abuso o violación de tipo sexual; derecho irrestricto de las estudiantes embarazadas o madres a continuar sus estudios si así lo decide, con facilidades y condiciones especiales por parte de la institución; instalación de salas cuna gratuitas a disposición de estudiantes madres y padres; derecho universal al aborto, particularmente en estudiantes embarazadas precozmente o en condiciones no deseadas.
  • Reivindicaciones educativas de los pueblos indígenas: los estudiantes y las familias pertenecientes a los pueblos indígenas no pueden recibir, en su integralidad, condiciones de educación por debajo de todos los estudiantes chilenos. Y además de esto, dada la situación histórica de colonialismo a la que todavía es sometido el Pueblo Mapuche y los demás pueblos indígenas, su reivindicación en el sistema educativo se liga directamente con la lucha más global por la liberación, la emancipación política y la autodeterminación como pueblo.
  • En este sentido, recogemos las posiciones de las propias organizaciones mapuche[25] en cuanto, por un lado, la educación chilena disponga realmente las instancias y las herramientas pedagógicas para desarrollar la historia y la cosmovisión indígena, el idioma, la cultura, las costumbres, etc; y por otro, las comunidades indígenas puedan desarrollar libremente sus propias escuelas e instituciones educativas, sin la intervención ni la censura del Estado chileno.
  • Carrera funcionaria: en este caso nos plegamos a la demanda de SUTE y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación –CNTE- por una carrera funcionaria para todos los trabajadores y trabajadoras de la educación –no solamente docentes-, es decir, que recuperen el estatuto y la calidad que antes de la dictadura tenían de funcionarios del Estado, con todas las determinaciones contractuales que eso conlleva. Eso es lo que se conceptualiza como carrera funcionaria. Si bien los compañeros lo han trabajado más para el espacio de los colegios y liceos, el concepto es aplicable para todo el sistema educativo y las IES, pues está íntimamente ligado a la demanda por estatización.
  • Desmunicipalización: esta es una demanda propiamente escolar, pero por su centralidad la queremos destacar. Que la estatización sea extensiva al nivel primario y secundario, y también a los niveles de jardín y sala cuna. Que el conjunto de la educación municipal retorne inmediatamente al Estado bajo rectoría del MINEDUC, y que vayan estatizándose gradualmente colegios particulares-subvencionados –fin a la subvención escolar-, al igual como vimos en el punto de gratuidad universal, de acuerdo a procesos democráticos de debate y decisión colectiva.
  • 50/50: demanda docente que apoyamos con todas las fuerzas por condiciones dignas para el magisterio; 50% de las horas totales destinadas al trabajo lectivo, y 50% destinadas a la labor no lectiva de los profesores.
  • Otras demandas específicas de los trabajadores de la educación.[26]
  • Otras demandas específicas de los estudiantes.[27]

 

 

 

¡UNIDAD ENTRE ESTUDIANTES Y TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN!

¡NADA MENOS QUE GRATUIDAD UNIVERSAL!

¡CONCILIAR ES TRAICIONAR!

¡NI UN MINUTO DE PAZ PARA LOS RICOS!

[1] Síntesis de la plenaria CONFECH celebrada con fecha 15 de agosto de 2015, Arica, Chile.

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[4] Ver a propósito el enlace: http://www.biobiochile.cl/2015/08/05/vocero-zonal-sur-de-confech-la-dc-insistio-para-que-privadas-ingresaran-a-gratuidad-en-la-educacion.shtml

[5] Por ejemplo, reduciendo la cobertura en becas a un 50% -luego de haberla rebajado de un 70% a un 60%- del estudiantado y permitiendo finalmente que sociedades comerciales integren las entidades controladoras de universidades: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2015/08/680-643835-9-gratuidad-2016-sociedades-comerciales-podran-integrar-entidades-controladoras-de.shtml

[6] Es innegable que los últimos meses UNE ha ido diferenciando su política de la de IA y FEL, resquebrajando la otrora alianza en el “bloque de conducción” y posicionándose a la izquierda de estas últimas dos orgánicas, cuestión imposible de profundizar acá. Sin embargo, en lo coyuntural, es justo decir que estas tres orgánicas promueven, todavía, que el movimiento estudiantil deposite absurdas confianzas en mecanismos estatales y gubernamentales de diálogo a nivel político, es decir, a nivel de producción de la política de Estado.

[7] Revisar “Documento de trabajo. Bases para una Reforma al Sistema Nacional de Educación Superior.” Ministerio de Educación, actualización 04 de agosto de 2015, Chile.

[8] Ibid.

[9] Ibid.

[10] Ibid.

[11] Comisión Nacional de Acreditación.

[12] Debiera decir objeto.

[13] “Documento de trabajo. Bases para una Reforma al Sistema Nacional de Educación Superior.” Ministerio de Educación, actualización 04 de agosto de 2015, Chile.

[14] Ibid.

[15] Ibid.

[16] Estas y otras consideraciones serán profundizadas en el apartado siguiente.

[17] “Documento de trabajo. Bases para una Reforma al Sistema Nacional de Educación Superior.” Ministerio de Educación, actualización 04 de agosto de 2015, Chile.

[18] Abajo se leen las reivindicaciones principales.

[19] Un desarrollo de esta propuesta puede encontrarlo en: http://juventudguevarista.cl/analisis-politico-y-lineas-de-intervencion-2015/

Más puntualmente al interior, en el apartado Nro 3. “LOS REVOLUCIONARIOS, TAREAS HISTÓRICAS, TAREAS PENDIENTES: PROPUESTA POLÍTICA”; y en el 3.3.1. “Construir un Frente Político de Masas: fortalecer el Congreso por la Educación para los pueblos”.

Y también en el artículo: http://juventudguevarista.cl/por-que-queremos-levantar-el-congreso-nacional-por-la-educacion-de-los-pueblos/

[20] Nos referimos, por ejemplo, al proyecto educativo de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

[21] Un desarrollo más completo sobre el co-gobierno puede encontrarlo en: http://juventudguevarista.cl/aportes-preliminares-para-una-propuesta-de-co-gobierno-en-todo-el-sistema-educativo/

[22] Ibid.

[23] Ibid.

[24] Ibid.

[25] En conversaciones a propósito del Congreso por la Educación para los Pueblos el año pasado.

[26] Sobre la lucha reivindicativa de los trabajadores de la educación, revisar los siguientes artículos:

http://trabajadoresguevaristas.cl/?p=238

http://trabajadoresguevaristas.cl/?p=219

http://juventudguevarista.cl/el-profe-no-se-rinde-caramba-vamos-estudiantes-y-trabajadores-de-la-educacion/

[27] Si desea profundizar en los contenidos de la plataforma de lucha dejamos a disposición del lector el siguiente enlace, con la advertencia de que, posiblemente, algunas discusiones estén desactualizadas porque se trata de un trabajo con más de un año de antigüedad: http://juventudguevarista.cl/reivindicaciones-para-el-movimiento-estudiantil-en-la-fase-actual-una-plataforma-de-lucha-estudiantil/