Las movilizaciones en la Universidad Alberto Hurtado, Mayo 2012

Han pasado más de dos meses desde que comenzó el período académico y, considerando que ya estamos entrando en la “recta final” del primer semestre, es sumamente necesario reflexionar en torno al estado de la organización y la movilización al interior de la UAH, de forma que podamos tomar cursos de acción frente a lo que se nos viene.

Las movilizaciones del 2012 y el argumento del “reflujo”

Una de las formas de buscar respuestas para la casi nula actividad política que se ha desarrollado en estos meses, es ver loque ha pasado en años anteriores. Existen quienes aseguran que lo que actualmente se vive en la UAH, se basa principalmente en el “desgaste” ocurrido el año pasado. Según estos compañeros, actualmente estaríamos viviendo un período de “reflujo” en el seno del movimiento que hemos desarrollado los estudiantes de la UAH.

El desgaste que habría significado las movilizaciones desarrolladas el año pasado explicarían el momento actual, sin embargo la experiencia de situaciones parecidas indican lo contrario: durante el 2010 nos movilizamos en apoyo a los presos políticos mapuche, luego el 2011 la movilización fue a propósito de la explosión del movimiento estudiantil, asimismo el 2012 nos movilizamos por reivindicaciones internas.

¿Por qué no afectó el “desgaste” a los estudiantesde la UAH en tres años seguidos y ahora sí sería el principal factor? Usar el argumento del desgaste o reflujo, no hace más que condenar o condicionar anticipadamente las posibilidades de movilización en la UAH.

Las mesas de negociación, Congreso Estudiantil y el GOU en la FEUAH

Existen otros procesos en los que se pueden encontrar respuestas para la desarticulación que se vive actualmente: como las Mesas de Negociación y el proceso de Congreso estudiantil, en los cuales la actual mesa ejecutiva de la FEUAH, “ocupada” por la gente de “Genera Opción Universitaria”, organización que ha logrado capitalizar los intereses de los sectores más moderados entre el estudiantado de la UAH -copando el vacío que dejó la derecha, la Concertación y las JJCC en la UAH en cuanto a propuestas y base de apoyo-, ha desarrollado una política de moderación y contención de la movilización estudiantil.

El trato que se le ha dado desde la mesa ejecutivade la FEUAH a la situación actual de las mesas de negociación, es una validación como medio para conseguir nuestras demandas, en contraposición afortalecer y radicalizar las movilizaciones y nuestros métodos de presión. Es preciso decir que mantenerlas sólo ha servido para que las autoridades de la universidad puedan tener un control sobre la movilización de los estudiantes, en ningún momento la dirección de la universidad mostró disposición de ceder ennuestras demandas a través de ellas.

En definitiva, aquellos que postulaban el año pasado que se podían conseguir cosas sentándonos a dialogar y a convencer a las autoridades de la UAH de lo justas y necesarias de nuestras demandas, hoy deberían por lo menos replantearse sus “métodos de lucha”. Actualmente la mesa ejecutiva insiste en encausar el descontento a través de los mecanismos y métodos que nos plantea la dirección. El GOU nos invita a jugar de visita y sin posibilidad de cambiar las reglas del juego: un camino directo al fracaso.

Por otro lado durante estos meses  se ha promocionado de forma vaga y poco convocante al proceso de congreso de la FEUAH. Dicha instancia, como no muchos saben, fue acordada en el claustro desarrollado el año 2011 con el objetivo de fijar un espacio de discusión y conducción política de la FEUAH. Asimismo, se ha caído en el error de intentar desarrollar una movilización “paso a paso”, generando la eterna espera de un “Congreso Estudiantil” en el que se van a definir las líneas a seguir por la Federación de Estudiantes.

¿Cuál es el problema que se ha generado a propósito del proceso de congreso?

El problema radica en que se ha utilizado la concreción del congreso estudiantil como una “etapa”, un paso antes de cualquier intento de movilización. Claramente se ha generado una distorsión respecto al objetivo de realizar una instancia como esa, ya que en ningún momento se le podría haber atribuido al congreso la función de ser un paso previo a la organización y movilización del estudiantado. Desde los sectores estudiantiles más moderados de la universidad, se ha insistido en desechar discusiones necesarias tanto para el desarrollo del movimiento estudiantil a nivel nacional, como también para el movimiento al interior de la UAH, superponiendo ante todo la realización del congreso.

Con esto no queremos decir que el congreso no se auna instancia necesaria, por el contrario se le puede sacar gran provecho, sin embargo ha servido como excusa para no discutir ni movilizarse por todas nuestras demandas, que van desde el fin a las políticas represivas al interiorde a UAH, hasta tomar una posición acerca de la crisis desatada que se vive hoy por hoy en la educación superior privada, cuyo hito más importante ha sido la situación vivida en la Universidad del Mar. Para cuando se terminó de editar este artículo, se han puesto en cuestión más de 10 instituciones de educación superior privada. Situación que, a todas luces, no se ha discutido, o se ha hecho muy escasamente, en el seno del movimiento “hurtadiano”.

Condiciones actuales en la UAH y el sector privado en general

La situación de “pasividad” con la que nos encontramos actualmente en la universidad, contrasta en lo absoluto con todo loque ha pasado en los últimos meses, e incluso años. El año pasado, muchos fuimos parte de un movimiento, que si bien “explotó” por causas coyunturales, con el desarrollo del mismo se enarbolaron una serie de demandas que ya toman el carácter de “históricas” al interior de las instituciones privadas: una nueva política de financiamiento, democratización y el fin a la subcontratación, fueron los principales ejes del petitorio de los estudiantes de la UAH.

Hasta el día de hoy, nada de lo que propusimos y por lo que luchamos durante años, ha tenido un correlato efectivo por parte de las autoridades de la Universidad. Por el contrario, hemos sido todos testigos de cómo las autoridades de la UAH nos han pasado por encima subiendo los aranceles, cobrando altas cifras por las matrículas y por los costos de titulación, a la vez que aplican sumarios y expulsiones, continuando con una política sistemática de represión contra quienes se movilizan. De la subcontratación, ni hablar.

Por otro lado, además de vivir en nuestra propia casa de estudios los problemas generados en todo el sistema de educación superior privada, no podemos hacer la vista gorda frente a las situaciones quese evidencian en otras instituciones privadas, como son la quiebra y el control triestamental de la Universidad del Mar, la evidencia de lucro en la UST, la represión vivida en la Universidad Católica Silva Henríquez, el ingreso de carabineros en la universidad ARCIS, además del secuestro y tortura por parte de la PDI a César Reyes, estudiante del liceo Manuel Barros Borgoño, entre otras situaciones que configuran una interminable lista de problemáticas surgidas durante estos meses.

La necesidad de la movilización

Es sumamente necesario que realicemos el trabajo de rearticular la organización al interior de nuestra casa de estudios, a la vez que generemos las discusiones necesarias que han obviado los sectores que representan los intereses de los más moderados y recalcitrantes de cara a la impostergable movilización que se debe levantar en ésta y todas las instituciones dentro del sistema educacional.

Imperioso resulta instalar las discusiones que se están teniendo a nivel nacional, expresadas en la CONFECH, de forma tal de que desde la UAH tengamos capacidad de influencia en un año cruzado en su totalidad por la coyuntura que nos plantea el bloque en el poder con su circo electoral. Es necesario reinstalar las demandas históricas del movimiento estudiantil que son la gratuidad y la democratización, además de exigir la estatización de las universidades en crisis.

Misma cosa hay que hacer con el MESUP, considerando que es un espacio con un alto potencial movilizador, pero que aún no ha logrado penetrar de forma efectiva en las instituciones privadas. Se deben instalar las discusiones del MESUP al interior de la UAH, a la vez que se llena de propuestas dicho espacio, para configurarlo como una plataforma a través de lacual se puedan visualizar las demandas del sector privado.

Debemos tener la claridad de que nada es lo que hemos logrado respecto a la conquista de nuestras demandas, pero sí hemos conseguido aprendizajes desde cada una de las movilizaciones que hemos desplegado. Es por lo mismo que, teniendo en consideración lo anterior, resulta sumamente necesario indicar que la única forma de conquistar nuestras demandas, las que generemos como estudiantes, como trabajadores, como pobladores, y en definitiva como pueblo, es a través de la organización y la lucha, de la fuerza y convicción que tengamos va a depender nuestra victoria.

¡! A REARTICULAR LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA DE LOS ESTUDIANTES DE LA UAH ¡!

¡! CONTRA EL TERRORISMO DE ESTADO Y CONTRA LA EDUCACIÓN DE MERCADO:

UNIVERSIDAD ALBERTO HURTADO ¡!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *