Huelga Homecenter: Lecciones y Proyecciones

Al pueblo trabajador

A los trabajadores y trabajadoras de Homecenter

A la opinión pública

En las últimas semanas hemos sido testigos, pese al cerco comunicacional de la mayoría de los medios de la burguesía y por la presión de sus propios trabajadores, de la histórica huelga de Homecenter, que tras 26 días de paralización, el martes 6 de diciembre llegó a su fin.

La movilización, con 26 días a su haber, ha sido depuesta, según versiones de medios alternativos y a decir de sus propios miembros, porque el Presidente Nacional los vendió, mendigando un 2% de reajuste. Durante ese mismo mes, los trabajadores movilizados ocuparon las calles, agitaron sus consignas, emitieron comunicados y vídeos que rápidamente se viralizaron, apelaron a las más grandes muestras de creatividad para demostrar que no doblegarían su voluntad de lucha, incluso desarrollaron huelga de hambre como presión radical.

Durante casi un mes, y como pocas veces, esta huelga se desarrolla y se silencia por parte de la empresa y sus contactos “del más alto poder”. Durante este tiempo la patronal que partió ofreciendo un 5% de reajuste y ante la decisión de los trabajadores de votar y mantener la huelga bajó su propuesta llegando al burlesco 2%, lo que guarda relación con una actitud de contraofensiva que sólo busca, por medio del castigo a los trabajadores, imponer su poder por sobre el personal movilizado. Claro ejemplo de esto fue la medida que excluyó a las familias de los trabajadores movilizados a participar de la “fiesta de navidad”, haciendo extensivo el escarmiento incluso a los hijos de los trabajadores movilizados.

Lecciones y Proyecciones

Sin embargo y pese a no lograrse el objetivo salarial, creemos que ocurrieron saltos importantes en organización y en los niveles de consciencia expresados en la consigna “ya no es por sueldos, es por dignidad” que enarbolaron los trabajadores en varias ciudades. Apelar a la dignidad, en términos concretos, es apelar a la consciencia de su situación, más allá del porcentaje de reajuste logrado, es enfrentarse derechamente a la intransigencia patronal.

Conforme pasaron los días, la radicalización de los trabajadores y con ellos la solidaridad de otros sectores (estudiantes, otros sindicatos, etc.) no se dejó esperar, lo que a nuestro juicio es una muestra del carácter que adquiere la lucha, ya no meramente económica y sectorial, sino que adquiere matices de una lucha política propiamente tal, frente a lo cual la respuesta patronal es también en estos términos. Si bien, en el reajuste logrado, reivindicación inicial, es una clara derrota, las ganancias se expresan en la osadía que muestran trabajadores y trabajadoras dispuestas a avanzar hasta las últimas consecuencias.

Así también, vemos avances en el ejercicio de la solidaridad de clases, lo que se expresó mediante sindicatos de diferentes ramas, artistas populares y estudiantes que manifestaron su solidaridad no sólo en declaraciones públicas sino en hechos concretos: marchas de apoyo al interior de las tiendas, organización de la fiesta de navidad para los hijos de los padres movilizados, sindicatos de Easy no realizaban fletes en apoyo a los trabajadores en huelga, acopios de alimentos en diversos centros educativos, etc. De esta manera, lo logrado se expresa en que trascendieron a los intereses del propio sindicato movilizado, captando simpatía popular y apoyo de sectores externos; muestras de solidaridad que traen consigo, innegablemente, beneficios para nuestra clase.

Creemos que, justamente, ese el camino a seguir: frente a cada huelga, frente a cada movilización de los trabajadores del área que sea, la respuesta del conjunto de la clase debe ser: solidaridad, involucramiento y articulación, porque independiente del nombre con que se disfrace el enemigo es el mismo: la patronal y la burguesía. Sólo de esa manera podremos avanzar.

Cada huelga debe ser planificada y debe considerar el compromiso de todos: quienes por miedo o por impedimentos no puedan plegarse al movimiento deberán asegurar la generación de contacto con otros sindicatos y asegurar una logística mínima que permita el mantenimiento de la movilización en el tiempo.

Como Guevaristas, expresamos hace un par de días, “.. De cara a esta coyuntura y tantas otras que vendrán, al pueblo Chileno le decimos: Tenemos que luchar por nuestras demandas de vida justa. Debemos fortalecer la unidad de nuestra clase y cimentar el camino para solidificar nuestras propias fuerzas, mediante un instrumento que la ayude a converger, sin conciliación de ningún tipo: trabajadores, feministas, movimiento NO+AFP, pueblo mapuche, pescadores artesanales, salud, educación, vivienda, etc. Estamos convencidos que ese es el camino de fuerza real, no hay otro. Será mediante la lucha sacrificada y consciente que avanzaremos en la conquista de nuestras demandas, necesidades que tanto duelen al pueblo Chileno.”

Las victorias, en cualquier terreno, no solo son de carácter cuantitativo, sino que hay una dimensión cualitativa fundamental y que no tiene que ver con el manoseado triunfo moral, en este sentido valoramos los avances en la unidad y la solidaridad de clase que se expresaron a propósito de esta huelga en particular.

Saludamos a los trabajadores de Homecenter movilizados, por su coraje y decisión de lucha expresada en casi un mes de huelga, por la entereza mostrada al enfrentar la criminalización y la carátula de intransigentes que la prensa les colgó.

A no decaer ni desmoralizarse, sabemos que el camino es largo y difícil -pues no solo enfrentaremos a los enemigos de clases que no están dispuestos a perder sus privilegios sino también enfrentaremos muchas veces la traición-, pero no dudaremos en recorrerlo con la certeza de que con unidad y lucha llegaremos sabremos vencer. LOGO Izquierda Guevarista de Chile

Izquierda Guevarista de Chile

Diciembre, 2016

home-1