Estudiantes chilenos en contra de la Renovación y la Requintilización

  El gobierno y el parlamento se han visto envueltos en un huracán los meses de marzo y abril de este 2013 a raíz de los debates que circulan en las calles y establecimientos educativos en torno a los problemas de la Educación y de las presiones impulsadas por el movimiento estudiantil.

Carolina Schmidt, sustituta del destituido ex Ministro de Educación Harald Beyer, se sube al carro en un amenazante clima de inestabilidad política, pues recibe el problema de la “requintilización” de los beneficios estudiantiles a lo largo de todo el país, lo que parece abrir sin vuelta un período de movilizaciones. Mientras, parlamentarios de derecha y de oposición emplazan a la Ministra a que dé con una solución pronta al problema por temor a una crecida de las movilizaciones del movimiento estudiantil.

          La medida de requintilización implica que los estudiantes de Educación Superior que accedieron a beneficios económicos (becas o créditos) deben someterse cada año a procesos de renovación de las asignaciones, pero no ya en base a méritos académicos sino a una actualización de su condición socioeconómica. Es decir, si de un año a otro un estudiante “cambió de quintil” (incluso a causa de un pequeño cambio en el instrumento de medición), es posible que pierda los beneficios económicos que había ganado y queden sin financiamiento sus estudios. De los catastros realizados hasta la fecha se estima que sobre 20.000 estudiantes a lo largo de Chile perderán la beca o crédito con que se encontraban estudiando, en base a los resultados oficiales entregados por el MINEDUC el día 30 de abril.

        Esta medida de gobierno refuerza decididamente la lógica de que la Educación es un bien de consumo y que se estudia solamente a costa de tener dinero. Los representantes de la burguesía en el aparato de Estado se mantienen firmes en la posición de que los estudiantes “más necesitados” accedan a la Educación por medio del subsidio estatal, y se niegan en lo inmediato a la gratuidad para todos y todas porque aquello iría en desmedro de los intereses económicos de la educación privada y las tasas de ganancia de la banca privada con base en el financiamiento de la Educación Superior.

        Pero incluso dentro del sistema de subsidio fiscal como “garantía del derecho a educarse” esta medida resulta sumamente regresiva y violenta contra los estudiantes, sus familias y las comunidades universitarias. En el contexto de agitación que se genera entre los estudiantes de todos los niveles, este suceso viene a subir la marea. Creemos que este año se abrirán movilizaciones relativamente masivas que debemos saber aprovechar y traducir en un ascenso organizado de las luchas.

        La tarea de la izquierda es atender este problema concreto, acompañar y empujar las demandas de los estudiantes afectados, al mismo tiempo que se debe profundizar las reivindicaciones estudiantiles apuntando al acceso irrestricto a la Educación en todos los niveles y a la conformación democrática, inclusiva y participativa de todos los actores de la Educación en las orientaciones fundamentales de sus contenidos y propósitos.

                                              ¡A organizar la lucha contra la requintilización!

                                                  ¡Ningún estudiante pierde sus beneficios!

 

                                      ¡A luchar contra la Educación al servicio del capitalismo!

                           ¡A construir fuerzas estudiantil revolucionaria camino al Poder Popular!

 

 

                                                          Juventud Guevarista U. Central 

                                                                        10 de mayo 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *