Día del Joven Combatiente: Por la Revolución Socialista.

 

Cuando el dolor,
la sangre, el odio y la muerte
son necesarios,
miles de manos se tienden
para tomar las armas.
Acuérdense ustedes de mí
Siempre.

Paulina Aguirre

 

Se cumplen 30 años de la muerte de Eduardo y Rafael Vergara, Mauricio Magret y Paulina Aguirre y sin duda es una herida que al movimiento obrero y popular aún le duele.  Los Jóvenes combatientes, dispuestos a entregar su vida por la causa más justa a la cual aspirar; la liberación absoluta del hombre. La entrega temprana de los esfuerzos de estos jóvenes militantes, es hoy tanto un sendero ético con el cual entregarnos a la lucha revolucionaria, como también un canal para comprender las tareas históricas que dieron síntesis en sus esfuerzos políticos.

Tampoco podemos olvidar que los esfuerzos de los compañeros caídos ese fatídico 29 de Marzo de 1985, se enmarcan en un nuevo ciclo de la lucha de clases dado en nuestro país a principio de los años 80´s.  Un proceso en ascenso del movimiento de masas con jornadas de protestas, fortalecimiento en diferentes frentes de resistencia del pueblo, una interesante conjunción de la lucha obrera, cristiana, etc. Ante una crisis económica y política dentro de la cual se enmarcaba una dictadura militar de la burguesía monopólica financiera cada vez más inestable. Miles de compañeros pertenecientes a las organizaciones que daban resistencia en diversas formas de lucha a la política contrainsurgente y terrorista del aparato militar y que buscaban aportar a la enorme y dificultosa tarea -mas en un momento de tales agudizaciones de la lucha de clases- de construir un mejor mundo, de avanzar hacia una sociedad socialista.

Marzo ya era un mes -en el año 85´-que no podía ser más trágico, más doloroso y con tanta sangre derramada de nuestro lado, del lado de los explotados y de los oprimidos. Sin duda la caída de jóvenes militantes del MIR como los que conmemoramos en estas fechas, no podía visibilizarse con más dolor. Sin embargo la deshonrosa y rapiña táctica urbana de los aparatos de inteligencia de la dictadura -en el marco de  13 años de golpes sin cesar al movimiento obrero y popular- enmarcadas en los “muertos por enfrentamiento”, seguiría su trágico curso acumulando mas caídos a lo largo de ese año. Patricio Manzano, los hermanos Miño y un enorme puñado de militantes convencidos por una transformación revolucionaria de esta sociedad capitalista, engrosan la arremetida ante una cada vez más dispuesta clase trabajadora.

Duele pensar que ni los hermanos Vergara, ni Paulina Aguirre pudieron tener una muerte digna, acribillados cobardemente por la espalda, en el marco del combate desigual de ricos y pobres,hoy nos contiene la rabia con la cual reivindicamos la lucha y los enemigos a los cuales enfrentaron los compañeros. Creemos firmemente  que tal disposición humana, política -manifestadas en la entrega en su caso particular a las Milicias de la Resistencia-, tiene directa relación con un desarrollo de la conciencia histórica de los compañeros y que por lo tanto los guiaba a entregarse por completo por la liberación social.  Es este último elemento el que por lo tanto debe plantearnos hoy ¿Como tomar las banderas de lucha de los compañeros y compañeras? En una creciente fisura política y moral del bloque dominante y quienes custodian el poder, esta pregunta -que esperamos humildemente esta semana  de tanto a la reflexión como a la transformación para fortalecer la praxis revolucionaria,  tiene resonancia histórica.

Con la firmeza del proyecto revolucionario, el proyecto de la revolución socialista por el cual dejaron su vida los compañeros, creemos que nos debiera dar una orientación para poder responder hoy a las tareas de los jóvenes combatientes, de la juventud revolucionaria. Al entregar nuestra vida no solo al estudio del marxismo, como bien lo hicieron los compañeros, también al desarrollo de las tareas que día a día nos dispone la lucha de clases en nuestro país con las diversas formas de lucha en pos de la construcción del Poder Revolucionario de los Trabajadores.

¡Siguen naciendo Jóvenes Combatientes hasta Vencer!

Logo adaptado (2)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *