Declaración Conjunta por la jornada de protesta del 4 de noviembre de 2014

                Con miras a la jornada nacional de protesta convocada para este martes 4 de noviembre por una Reforma Educacional al servicio de la clase trabajadora y por NO + AFP, los Consejos Estudiantiles, la Juventud Revolucionaria por el Poder Popular y la Juventud Guevarista – Chile declaran:

                Saludamos, primero que todo, los esfuerzos de unidad que ha realizado la izquierda durante octubre y los meses anteriores a nivel nacional. Reconocemos el inmenso trabajo que significó el desarrollo en regiones de norte a sur del país del Congreso por la Educación de los Pueblos, como una instancia que ha permitido avanzar en la tarea de articular políticamente a la izquierda chilena en torno a la lucha por las demandas de la clase trabajadora en el ámbito educacional. Y saludar también calurosamente la labor de las organizaciones e individuos que levantaron el Octubre Revolucionario, campaña que en Chile y América Latina se propone afirmar lazos programáticos y estratégicos entre las fuerzas revolucionarias.

                Esperamos que todos estos esfuerzos se materialicen, entre otras cosas, en una coyuntura favorable para todas las organizaciones y coaliciones que hoy día disputan las federaciones estudiantiles a nivel nacional en función de un proyecto revolucionario. Sabemos que la dirección y conducción de los órganos de representación estudiantil por la izquierda revolucionaria en Chile puede muy bien alterar la correlación de fuerzas, desplazando a las alternativas moderadas, reformistas y socialdemócratas e impulsando la movilización de masas.

                Queremos señalar, respecto a la convocatoria nacional de protesta, que tal como vimos en las discusiones y las síntesis del Congreso por la Educación de los Pueblos, los proyectos de reforma educacional conducidos por el gobierno no representan los intereses de nuestra clase trabajadora. Más todavía cuando, uno tras otro trámite legislativo, el destino inexorable de aquellos proyectos es su consenso, acuerdo o negociación con distintos sectores de la clase dominante ligados al capital monopólico-financiero, grandes y medianos burgueses, la derecha y los sectores reaccionarios de la Iglesia.

                En este escenario, entendemos que la reciente irrupción de la derecha, incluso convocando masivas movilizaciones en las calles, significa la expresión de un conflicto o contradicción al interior del bloque en el poder que ha generado la ofensiva concentradora de la reforma contra la enorme atomización de la propiedad en la educación, el mercado desregulado y la irracionalidad bajo la cual opera. Son precisamente estos elementos los que han puesto en oposición al proyecto de reforma a distintos sectores de la pequeña burguesía, al colocar en cuestión sus lucrativos negocios, y que han sido aprovechados por la derecha para ponerse a la cabeza de los sectores más rancios y conservadores de la clase dominante.

                En este sentido, somos categóricos en afirmar que la tarea de la izquierda no pasa, ni en ésta ni en ninguna coyuntura, por defender la Reforma Educacional de Bachelet y Eyzaguirre en contra de la derecha, como sumando fuerzas a la Nueva Mayoría para desplazar a la derecha, puesto que entre ellos, pese a una que otra pequeña diferencia, existe una férrea unidad estratégica en torno al proyecto burgués que sustentan.

                Se trata, en cambio, de contraponer una plataforma reivindicativa del pueblo trabajador frente al “programa de reformas” de la burguesía. De desestabilizar, mediante movilización radical de masas, el régimen político burgués, arma de clase de gobierno y derecha, Concertación y Alianza, socialdemócratas y conservadores. De impulsar la lucha pertrechados de las reivindicaciones de la clase obrera y el pueblo trabajador.

                Sostenemos finalmente, una vez más, que la lucha por la educación al servicio del pueblo y la organización por la conquista de la educación de la clase, es insuficiente. Necesitamos desarrollar la articulación política y orgánica del conjunto de las luchas de la clase obrera y el pueblo, en clara orientación al Socialismo. Y para que en esta lucha seamos miles, la conciencia de clase debe robustecerse al calor de lucha concreta, reivindicativa y radical. Así, apoyamos firmemente la lucha por el fin a las AFP, por un sistema de reparto previsional tripartito, digno y solidario.

 

Porque Concertación y Derecha son un mismo enemigo

¡A unificar la lucha por una educación al servicio de la clase trabajadora y el pueblo!

¡Por un sistema de previsión digno y solidario!

¡NO MÁS AFP!

 

Lunes 3 de noviembre 2014, Chile

ccee jrp3jg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *