Con Eduardo y Rafael, construimos juventud popular y combativa

Ya han pasado 28 años desde el asesinato de los hermanos Eduardo y Rafael Vergara Toledo, además del asesinato de Paulina Aguirre en un falso enfrentamiento montado por la CNI y la caída en combate, un año antes, el 29 de marzo de 1984, de Mauricio Maigret Becerra. Todos jóvenes, rebeldes, comprometidos, militantes y revolucionarios.

28 años desde que dieron la vida combatiendo por justicia para el pueblo. Hoy, a ya casi tres décadas desde aquel viernes de marzo, día en que las balas de los ricos y poderosos terminaron con la vida de Eduardo, Rafael y Paulina, se levantan muchos más jóvenes combatientes en cada comuna y región del país.

Si bien las condiciones sociales y políticas en el Chile de 1985 eran

muy diferentes, actualmente los problemas siguen siendo los mismos o peor, muchos de ellos se han agudizado y hecho más visibles. Durante la dictadura no sólo se reprimió al pueblo de Chile, sino que también se sentaron las bases para un modelo económico neoliberal que, hasta el día de hoy, da abundancia para la burguesía y miseria para los trabajadores y el pueblo en su conjunto.

           Las luchas contra la dictadura que se llevaron a cabo a lo largo y ancho del país, con grandes niveles de organización y combate al interior de las poblaciones, fueron en definitiva traicionadas por la Concertación y sus aliados históricos. Como alguna vez indicó el Che “Luchar solamente por conseguir la restauración de cierta legalidad burguesa sin plantearse, en cambio, el problema del poder revolucionario, es luchar por retornar a cierto orden dictatorial preestablecido por las clases sociales dominantes: es, en todo caso, luchar por el establecimiento de unos grilletes que tengan en su punta una bola menos pesada para el presidiario”. La alegría nunca llegó.

Las políticas económicas impuestas a sangre y fuego por los esbirros de la dictadura fueron las mismas que mantuvo, profundizó y perfeccionó la Concertación en 20 años de gobierno. La misma Concertación que hoy, junto al Partido Comunista, su vagón de cola por excelencia, buscan llegar al poder para seguir llevando adelante el proyecto histórico de la burguesía nacional.

Ya desde hace algunos años el pueblo a través de diversas formas de lucha se ha manifestado en varios frentes: trabajadores, estudiantes y pobladores nos hemos levantado con fuerza para exigir nuestras demandas más sentidas. Fin al subcontrato, Educación gratuita y viviendas dignas han sido algunas de las banderas de lucha que hemos enarbolado durante los últimos años.

Los jóvenes no hemos estado ausentes de ninguna de estas luchas y tampoco vamos a abandonarlas. Es el ejemplo de Eduardo y Rafael el que queremos resaltar en estas fechas, que no son de llanto ni de momentos simbólicos, sino que de combate decidido para un futuro mejor para todo el pueblo. Una transformación radical con la que alcancemos nuestra libertad como clase.

Sin embargo, no sólo conmemoramos el ejemplo de quienes dejaron la vida por su pueblo aquel 29 de marzo de 1985. En estos días también nos inundan con su combatividad y determinación revolucionaria el recuerdo de Pablo Vergara, Araceli Romo, Alex Lemún, Jaime Collío, Matías Catrileo, Rodrigo Cisternas y tantos otros combatientes asesinados producto del terrorismo de Estado, instrumento por excelencia de defensa de los intereses de los ricos y poderosos del país. Pero no los mataron ¡a ninguno!, pues al igual que Miguel Enríquez y Ernesto Guevara, viven en todas las luchas de la clase trabajadora y el pueblo.

La juventud siempre ha tenido un papel primordial en las luchas que han desarrollado los pueblos explotados y oprimidos de todo el mundo, el movimiento estudiantil en Chile ha demostrando la fuerza que posee el pueblo organizado y el rol que ha jugado la juventud en este y otros procesos de lucha desplegados por las fuerzas populares.

Desde Convergencia Estudiantil saludamos a todos los compañeros y compañeras que han caído luchando contra las injusticias del capitalismo… ¡son ejemplo de lucha, son ejemplo de rebeldía, son ejemplo de revolución!

Trabajadores, pobladores, estudiantes, mapuche y todos los explotados, oprimidos y marginados debemos construir, todos juntos, la fuerza social revolucionaria que derribe las injusticias y construya una nueva sociedad sobre las bases del poder organizado de los trabajadores y el pueblo: el Poder Popular.

 

CON EL EJEMPLO DE LOS HERMANOS VERGARA:

¡!CONSTRUIMOS JUVENTUD

POPULAR Y COMBATIENTE¡!

 logo02

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *