Apuntes para la lucha estudiantil – Acontecimientos relevantes del 2013 (2da parte)

 

#2. ACONTECIMIENTOS RELEVANTES DEL 2013.

Segunda parte

 

 

1. El asesinato de Juan Pablo Jiménez.

 

                El asesinato de Juan Pablo Jiménez, sindicalista de 35 años ocurrido el 21 de febrero al interior de “AZETA”, empresa contratista que realiza trabajos para Chilectra, marca el inicio y en efecto inaugura el ciclo de movilizaciones de este 2013[2].

                Este asesinato ha agudizado y vuelto a poner sobre la mesa las críticas contra las “leyes de subcontratación” ya que demuestra que las empresas no son capaces de ofrecer un mínimo de seguridad para los trabajadores, así como también se pone en tela de juicio el papel que cumple la Dirección del Trabajo y sus funciones de fiscalización. Finalmente, el Ministerio Público y la PDI han confirmado la versión oficial de la “bala loca” producto de un enfrentamiento entre bandas en La Legua. Esto, más que sorprendernos, debe servirnos para difundir una conciencia en todo el pueblo sobre el carácter de clase de todos los poderes del Estado burgués.

                Las marchas realizadas para exigir verdad y justicia por Juan Pablo Jiménez han movilizado además de la familia y cercanos a trabajadores y estudiantes, terminando éstas con barricadas y enfrentamientos callejeros. Es importante destacar la presencia y participación activa de varios gremios de trabajadores, así como también de varias organizaciones estudiantiles, cosa que resalta la importancia de ir forjando una alianza entre los estudiantes y las clases trabajadoras, reivindicando masivamente el sindicalismo de clase y anticapitalista, articulados en torno a la movilización y lucha del pueblo trabajador.

                Resulta necesario enfatizar, además, el bajo o nulo compromiso que ha tenido la CUT (Central Unitaria de Trabajadores) en todo el proceso de denuncia e investigación del asesinato. Mientras diversos sindicatos y organizaciones populares intentan articularse para enfrentar los problemas de abuso y violencia patronal sobre los trabajadores, la CUT se desliga del conflicto. Creemos que a lo largo de toda esta coyuntura electoral los dirigentes de la CUT estarán más preocupados de bailar detrás de los candidatos de la oposición burguesa que de llevar adelante un plan de organización y movilización sindical en favor de las verdaderas demandas de las y los trabajadores del país (cuyos niveles de representación son bajísimos, por lo demás). Finalmente, entendemos el desentendimiento de esta situación como producto del hecho que el compañero Juan Pablo Jiménez era un férreo opositor a la Dirección corrupta de la Central Unitaria.

2. Cierre de colegios en la comuna de La Florida, Santiago.

                Hacia de fines de diciembre del 2012 el actual alcalde de la comuna de La Florida, Rodolfo Carter (UDI), anuncia                la decisión de cerrar siete colegios dependientes de la Corporación Municipal de La Florida (COMUDEF), bajo el argumento de “falta de matrículas” en los establecimientos Sotero del Río, Villas Unidas, Áreas verdes y Cataluña. Pero entendemos, la verdadera intención detrás de esta iniciativa se relaciona con el objetivo político-económico de los representantes de los intereses de la burguesía (particularmente encarnado en la derecha política) de desmantelar paso a paso la educación municipal y fortalecer a su vez la educación particular, especialmente la particular-subvencionada.

                Esta medida fue inmediatamente rechazada por parte de toda la comunidad escolar[3]. Las personas afectadas anunciaron movilizaciones, ocurriendo la primera de ellas el 26 de diciembre frente al Municipio de La Florida. Rodolfo Carter se desentiende y se negó a dialogar, al igual que el ex-ministro de Educación Harald Beyer. En las movilizaciones participaron varios personajes del PC y las JJCC como Jaime Gajardo y Camila Vallejo, y también lo ha hecho la vocera de la ACES Eloísa González. Estos colegios fueron tomados e iniciaron movilizaciones en enero, ante la ausencia absoluta de apoyo de masas.

                Nos parece que lo más interesante de esta coyuntura es que los colegios República Dominicana de la Florida y Villa Unida, ambos tomados en el verano, decidieron iniciar sus clases con profesores, apoderados y estudiantes al mando de las dependencias, convocando a profesores voluntarios con vocación para formar parte de estos “colegios auto-gestionados”. Este caso pone en la palestra la importancia de desarrollar y profundizar la unidad entre profesores, apoderados y estudiantes dentro de la educación, particularmente en los sectores populares, colegios y liceos municipales y marginalizados, por medio del “control comunitario”[4] de los establecimientos aprovechando las coyunturas de movilización.

 Foto0821

3. Primeras marchas estudiantiles del 2013 e impacto político.

                La primera marcha de estudiantes del presente año tuvo lugar el día jueves 07 de Marzo, fue “auto-convocada” por medio de las redes sociales y no por la CONFECH ni por otra organización en particular, y no era una marcha autorizada. Cabe destacar que esta movilización fue de muy baja convocatoria, sin conseguir superar aproximadamente las 400 personas. Las expresiones de protesta fueron menores y rápidamente controladas por carabineros.

En este punto es importante mencionar la naciente figura del MESUP[5] (Movimiento de Estudiantes de Educación Superior Privada), quien el pasado 28 de marzo realizó una convocatoria a marchar exigiendo “educación con control comunitario, estatal, gratuita y de calidad”, alcanzando los 4.000 asistentes. El mérito de este organismo, si bien lo vemos como un espacio incipiente y con bajos grados de organicidad, es el haberse constituido como el primer referente de impacto en la lucha de los estudiantes de universidades privadas, llamando a marchas y protestas, procurando potenciar la organización de los estudiantes y sobre todo, avanzando en la construcción de una plataforma de lucha que interprete y articule la suma de las reivindicaciones de estos sectores[6]. Resulta importantísimo seguir potenciando esta y otras instancias de participación y organización, sobre todo del sector privado de la educación[7] que es donde se encuentra la mayor cantidad de afectados, y de la peor manera, producto del modelo neoliberal de educación de mercado al servicio del capitalismo.

                Finalmente, el pasado 11 de abril se realizó la primera marcha estudiantil del año convocada por la CONFECh a la que concurrieron más de 150.000 asistentes sólo en Santiago. La extraordinaria masividad de esta marcha (recién la tercera del año), la motivación y el ánimo encendido de los presentes expresa la plena vigencia y la fuerza del movimiento estudiantil; demuestra que el estudiantado está masivamente inquieto y dispuesto a movilizarse; y entrega además ciertas luces de seguir creciendo en lo que sigue del año.

El movimiento estudiantil se ha convertido ya más que en un dolor de cabeza para el gobierno de la Alianza: es una verdadera amenaza, y en efecto, el principal causante de su inestabilidad y descrédito, al menos a nivel nacional.        Y por otro lado, lo que resulta aún más interesante, el movimiento estudiantil parece constituirse como una presa muy difícil de dominar por la Concertación o por otros sectores parlamentarios de oposición.

Las demandas que actualmente hegemonizan el movimiento estudiantil (al menos en lo discursivo) de gratuidad en todos los niveles, fin al lucro en todas sus formas[8], co-gobierno y otras no menos centrales como re-nacionalización del cobre, etc, obligan a la Concertación a realizar un giro claramente pronunciado hacia la recepción de las mismas si desea obtener capacidad de conducción sobre los movimientos de masas y gobernar en un escenario de tranquilidad social y estabilidad institucional, reconociendo además la enorme simpatía popular de que gozan las demandas estudiantiles; pero al mismo tiempo, el avance en el sentido de estas políticas provocaría un choque excesivamente beligerante con la derecha, resquebrajando ya de forma más profunda las condiciones políticas de unidad y consenso que necesita el régimen político para gobernar (dominar), conducir y con ello explotar al pueblo sin grandes sobresaltos[9].

Mientras que, por el otro lado, en caso de cuidarse la Concertación de resguardar las condiciones de unidad política con la Alianza, y en ese sentido no hacer suyas las demandas estudiantiles, se vería seriamente amenazada su capacidad de gobierno durante los próximos años. El movimiento estudiantil es hoy día para los bloques políticos un actor social con capacidad real de presión sobre sus programas y agendas, y definitivamente no lo quieren en su contra.

Por lo demás, la Concertación (en caso de ser el próximo gobierno, o la derecha, indistintamente) no se enfrentará contra las movilizaciones estudiantiles del 2006, con un estudiantado movilizado demasiado joven, inexperto y con bajos niveles de asesoría técnica y respaldo social activo: en una palabra, fácil de manipular y engañar. Ni tampoco se enfrentará al movimiento del 2008, alicaído, deslegitimado y con más resentimiento por el fraude de la LGE que con una propuesta política real con la cual combatir: en una palabra, fácil de desarticular y reprimir. Más allá del número de personas presente en las marchas (que sin duda es un indicador significativo), creemos que el movimiento estudiantil está atravesando muy lenta e irregularmente el camino de su madurez política[10].

4. Destitución de Harald Beyer y arribo del cuarto titular de Educación.

 

Las polémicas en torno al lucro que mencionamos en acápites anteriores, surgidos a partir de las investigaciones judiciales al interior de la Universidad del Mar y la CNA, fueron canalizadas finalmente por la oposición parlamentaria quien logró una cohesión suficiente entre sus filas y convencer a un número también suficiente de independientes para que se sumaran a la acusación constitucional en contra del ex-ministro de Educación, Harald Beyer. Luego de varios meses durante los cuales muchas autoridades (parlamentarios, personal del MINEDUC, personal de las agencias acreditadoras, abogados, jueces, etc) se “tiraron la pelota” en relación a la responsabilidad en torno a la regulación estatal sobre los establecimientos de educación superior, el desarrollo de su calidad y el lucro, la oposición parlamentaria lo identificó: Beyer. El libelo acusatorio que demandaba “abandono de deberes” en relación con la fiscalización del lucro (entre otros dos capítulos) fue aprobado el día miércoles 17 de abril en la Cámara Alta.

Efectivamente reconocemos que esta polémica se da en plena coyuntura electoral, y que no se entiende lo sucedido sino en el sentido del provecho político que pretende obtener la oposición burguesa del episodio. Sin embargo, lo importante es reconocer que dado el escenario político y social, los intentos de la Concertación por sacar réditos de las coyunturas sólo pueden ocasionar que las relaciones de unidad dentro del poder político se sigan dañando y que se profundicen las fisuras, las distancias y las diferencias. Toda la derecha dio una lucha a muerte para mantener en pie al titular de Educación, y la perdió. Y uno podría preguntarse, ¿por qué a la derecha le interesaba tanto mantener a Beyer en su puesto?, ¿será que nadie podía hacerlo mejor que él?, ¿por qué mejor no renunciar antes que lo boten? La respuesta, a nuestro parecer, se encuentra en la necesidad vital que presentan los conglomerados políticos por legitimarse y realizar demostraciones de entereza, además de intentar imponer sus alternativas que tienden, cada vez más, a la divergencia.

Esta táctica de la Concertación tuvo al menos dos objetivos: por un lado, aumentar los grados de des-legitimidad del gobierno[11], lo que debilita más todavía a esta administración que ya viene en menos, y facilitar, de paso, las posibilidades de ejercer presión hacia el gobierno en torno a las demandas estudiantiles. Es claro que aunque la Concertación no logra recomponer su unidad, sus liderazgos y su coherencia interna y no logra reconstituir la legitimidad social, sobre todo ahora con la proclamación oficial de Bachelet como carta presidencial del PS-PPD-MAS, sí está consiguiendo perjudicar a ciertas figuras sensibles y relevantes para el oficialismo, además de pasar provisoriamente para su bando a parlamentarios independientes que en sucesos anteriores le tendieron la mano a la Alianza. Ante esta situación la derecha se confunde, se desespera, reacciona con alevosía y comienzan a pelearse entre ellos mismos. Se hace más que evidente a esta altura que Piñera no constituye ningún tipo de liderazgo al interior del gobierno, y echa de menos la derecha a una figura potente (porque no la tiene) que tome las riendas, articule y conduzca su proyecto.

Ante este desenlace, Sebastián Piñera debió ponerse a buscar un reemplazante para Educación. Finalmente[12], la sustituta de Beyer fue la  ex-ministra del Sernam, Carolina Schmidt[13]. Sobre esta decisión podemos realizar ciertas lecturas preliminares: si bien Schmidt no era la primera carta para reemplazar a Beyer, con esta jugada el gobierno de Piñera intentará disminuir la intensidad del movimiento estudiantil oponiéndole no una figura autoritaria, sino una que representa un rostro más dialogante y comprensivo, capaz de cumplir ciertos acuerdos y manejar.

Además, es visible que el gobierno está sediento de aprobación y la necesita: Schmidt ha sido de hace largo tiempo la secretaria de Estado mejor avaluada popularmente de este mandato, una de las pocas que se ha codeado en los números con Bachelet. Que intentará contener las arremetidas de la Concertación hacia la Alianza, las cuales con la destitución de Beyer han llegado a su pick, pudiendo acusar “femicidio político” ante cualquier fustigamiento opositor. Y finalmente, que intentará hacer suya una tendencia que se viene observando en la sociedad chilena los últimos años a simpatizar de mejor manera con las mujeres que desarrollan la política burguesa que con los hombres, especialmente cuando se trata de caras repetidas y envejecidas.

El desempeño de Carolina Schmidt en la cartera de Educación está por verse, y ciertamente se sube al carro cuando las movilizaciones estudiantiles ya arrancaron. Para nosotros, el movimiento estudiantil, el campo popular y la izquierda, este escenario puede resultar especialmente fértil: el gobierno alicaído, enfrentado entre sí mismo y desorientado; un ministro de Educación recién destituido por efecto de la movilización estudiantil; fisuras al interior del bloque dominante y enfrentamientos entre y dentro de los conglomerados políticos; un movimiento estudiantil inquieto y con gran capacidad de movilización y convocatoria. Es sin duda una oportunidad política que bien aprovechada puede rendir frutos importantes para los estudiantes, traducidos en conquistas.

 logo02

Escríbenos a juventud.guevarista.chile@gmail.com

 

Visítanos en el sitio web http://juventudguevarista.cl/

 



[1] Este análisis fue elaborado durante los meses de marzo y abril de 2013.

[2]Este extraño asesinato ocurre justo el día anterior en que este trabajador denunciaría los atropellos a los derechos laborales y despidos injustificados por parte de la empresa de la cual era parte hace más de 10 años. Su funeral, realizado en el cementerio Lo Prado de Puente alto la tarde del sábado 23 de febrero dio a conocer la sed de justicia que expresa su familia y el resto de manifestantes que acompañaban el féretro. Cabe destacar que se interpuso una querella por homicidio simple en contra de los responsables ya que esta muerte se encuentra en el contexto de la participación gremial que tenía Juan Pablo.

[3]Solo en Áreas verdes esta decisión dejó sin continuidad a más de 400 alumnos y 40 funcionarios.

[4] Nos valemos de la consigna que están levantando los estudiantes secundarios, principalmente desde la ACES, en torno al control comunitario de las dependencias educativas.

[5] En realidad la MESUP se conforma por los primeros meses del 2012, pero no es sino desde marzo de este año que adquiere mayor impacto y realce público.

[6]Tradicionalmente las reivindicaciones propias de los estudiantes de universidades privadas, que tengamos conocimiento, no se encontraban representadas en ninguna plataforma de lucha nacional. Y si aparecían, eran apéndices o demandas de segunda categoría bajo la idea principal de que “el Estado asuma verdaderamente el rol con sus universidades”. No alentamos un conflicto entre estudiantes de tradicionales y de privadas, pero estimamos positivo (y necesario) el proceso de construcción de plataformas de lucha propias de las situaciones particulares que aquejan al estudiantado de la educación superior privada.

[7]Nos referimos en este punto a la educación superior privada. En el cuadernillo #6 “Desafíos tácticos del movimiento estudiantil” intentaremos dar unas líneas en torno a la lucha de los estudiantes secundarios, también afectados por la “privatización” y el problema de la “municipalización”.

[8]Aunque las demandas de gratuidad y fin al lucro están planteadas todavía predominantemente con un carácter “economicista”, estrictamente relacionadas con el beneficio (alivio) monetario y no con el problema de toda la estructura capitalista y sus lógicas de funcionamiento.

[9]No podemos desconocer el hecho que la reciente destitución de Harald Beyer del ministerio de Educación ha significado un golpe duro para la derecha, lo que contribuye en el sentido de resquebrajar (más aún) las confianzas entre la Concertación y la Alianza y que ciertamente deteriora la capacidad de entendimiento, comunicación, alianza, consenso y unidad entre los bloques.

[10] Y que en realidad antes del 2011 no se había constituido propiamente un movimiento estudiantil, marcando en este sentido un salto cualitativo respecto a años anteriores.

[11] De hecho fue tan efectivo que Beyer cayó al último puesto de apoyo popular de los secretarios de Estado, según el sondeo Adimark de marzo, con un 28%.

[12] Pues antes de Schmidt fueron consultados y/o considerados Matko Koljatic, Lucía Santa Cruz, Fernando Rojas y Pablo Longueira.

[13] Esta designación resulta más que un tanto improvisada. La ex-ministra del Sernam no posee experiencia ni conocimiento importante en materia de Educación. Es Ingeniera Comercial de la UC y tuvo un pasado de gerenta, donde le tocó llevar los números de la revista Capital cuando su dueño era Guillermo Luksic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *