Acerca del cierre de Ingeniería Forestal: La Utalca y el fantasma de la democracia

El 21 de Agosto el célebre Consejo Académico de la Universidad –ya conocido por tomar la decisión de limitar el artículo 21 del Reglamento Estudiantil acerca de la posibilidad de botar ramos– tomo la decisión de descontinuar el ingreso de estudiantes a la carrera de Ingeniería Forestal, sellando así el inicio del crepúsculo de una de las carreras más tradicionales de nuestra universidad y dejando en total incertidumbre a los compañeros que se encuentran estudiando para ejercer esta profesión, sobre todo respecto a las condiciones en las cuales continuarán con su perfeccionamiento en el descrito contexto.

Pero más allá del repudio debemos atacar y desenmascarar por milésima vez el problema de fondo. Los compañeros y las compañeras de Forestal la tienen clara, y este viernes 29 iniciaron un paro reflexivo que durará hasta el Lunes 31 para decidir el curso a seguir. En su comunicado tocan elementos que, como guevaristas y estudiantes de la Universidad de Talca, nos gustaría recalcar.

1. Las decisiones se toman en base a criterios de mercado. En efecto, el cierre de Forestal, la apertura de nuevos campus con infraestructura precaria en otras ciudades y hasta las concesiones de los nuevos servicios alimenticios, TODO en la Utalca se determina por criterios de mercado, y lo más grave, respecto a las carreras se evalúa su “rentabilidad”. Por más que se inviertan millones en propaganda tratando de mostrar una Universidad “Estatal” modelo preocupada del desarrollo regional y con visión país, nuestra casa de estudios lo que menos hace es formar profesionales íntegros pensando en las necesidades de nuestro pueblo o de nuestro país. La implementación de los planes por competencias, el fortalecimiento del estudiante individualista y el enfoque que se le otorga a las mallas curriculares, entre muchos otros factores, son ejemplos de cómo se forman los profesionales que estarán al servicio del empresario y de la clase dominante, y en base a ello, es la oferta y la demanda la que determina la productividad del mantenimiento de una carrera o su prescindencia.

2. En la Utalca seguimos en dictadura. Sí, tal cual enarbolan esta consigna los compañeros de la USACH. Todos los problemas que enfrentamos como estudiantes y que venimos arrastrando año tras año, provienen de LA TOTAL CARENCIA DE DEMOCRACIA en nuestra casa de estudios. La patética respuesta del rector a los compañeros del campus Santiago que estuvieron movilizados en gran parte del primer semestre –campus creado exclusivamente para lucrar–, en donde justifica la forma autoritaria en que se toman las decisiones en nuestra universidad por la falta de leyes que regulen la participación estudiantil, es una mera excusa de quienes administran nuestra universidad como una verdadera empresa, que bajo el marketing de “Estatal, Pública y de Calidad” oculta su manto represivo.
Ni el Plan 2020, ni la participación de un estudiante en el Consejo Académico –mero saludo a la bandera–, ni el reconocimiento de la Federación –un gesto mínimo de respeto hacía la organización estudiantil–, ninguna de estas “alternativas” solucionará nuestros problemas, y hoy la democracia interna debe ser un tema a tratar en cada asamblea, en cada movilización, en cada instancia política y que debe ser una lucha que demos los estudiantes a través de la movilización, jamás cooptados por los cómplices de rectoría, no olvidemos a quién debe su lealtad el rector y nuestras autoridades (vínculos directos con la Nueva Mayoría).

Los y las estudiantes tenemos derecho a participar de las decisiones que nos afectan directamente. Ya nos pasó con el artículo 21, ahora con la grave situación del cierre de Forestal, estamos seguros de que la democratización será un tema relevante en la discusión que ya están llevando a cabo desde el pasado viernes.

3. Si nos organizamos ganamos todos. A contrario sensu, la desorganización y la carencia de participación diagnosticada por todas las organizaciones de la Utal comprometidas con su transformación, fortalecen la carencia de democracia y por ende nos impiden hacerle frente a la autoridad que gobierna nuestra casa de estudios como una empresa y bajo lógicas de mercado.

Y ojo que participación y democratización no la entendemos como pretenda entenderlo el gremialismo, que desde su cabeza y actual Presidente de la FEUTAL, han declarado públicamente su desaprobación a que los estudiantes tengamos incidencia en nuestra Universidad y que prácticamente participación se reduce a los votos para cada elección. De más está decir que mientras menos estudiantes empoderados y se profundice aún más la indiferencia, mejor para el gremialismo. No hay otra forma para entender como los hijos de Jaime Guzmán ya van en su tercera federación consecutiva, lo que ha generado un daño terrible a la participación y al movimiento estudiantil en la Utal en general.

En síntesis, y retomando la coyuntura, es que como guevaristas y estudiantes de esta universidad, reafirmamos nuestro compromiso con la lucha por la democratización y el co-gobierno, y por ende llamamos a:

1. Solidarizar con los compañeros de Forestal. Si tocan a uno, nos tocan a todos. Hay que acabar con las burbujas que separan a cada facultad y carrera de la otra, todos somos utalinos y hoy la difusión y el apoyo hacía los compañeros en el curso a seguir que decidan se hace imprescindible, y;
2. Reinstalar la problemática de la democratización. El activo político lo tiene claro, pero hay miles de compañeros que por indiferencia o por falta de socialización eficaz no asumen este problema de fondo a los que cotidianamente se enfrentan como estudiantes. Llego la hora de instalar nuevamente este problema y hacerlo común en cada facultad, cada carrera, cada compañero. Solo con estudiantes empoderados, solidarios y conscientes lograremos evitar las derrotas que hemos sufrido a lo largo del presente año.

Solo organizados, con la fuerza de la movilización y la consciencia de nuestro lado, lograremos transformar nuestra Universidad y cotidianamente luchar por ser los futuros y futuras profesionales del pueblo y no del mercado.

¡APOYAR A LOS Y LAS COMPAÑEROS DE INGENIERÍA FORESTAL!
¡A LUCHAR SIN TREGUA POR LA DEMOCRACIA!
¡A ORGANIZAR EL DESCONTENTO!

Juventud Guevarista – Universidad de Talca