A los y las estudiantes de la Utal frente a la coyuntura estatutaria

Hace algunos días, la actual mesa ejecutiva de Federación –gremialista, movimiento CREA– realizó el llamado a plebiscitar durante la primera semana de diciembre, una propuesta estatutaria emanada de ellos con el fin de legitimar la orgánica estudiantil por medio de la aprobación de los estatutos por parte de Contraloría, barrera que ha tenido esta normativa desde su aprobación por parte de los estudiantes en el plebiscito de 2013.

Los estatutos de 2013, que han regido a las actuales mesas ejecutivas de facto –o sea legítimamente de cara a los estudiantes pero no reconocidos totalmente por la Universidad–, si bien no eran perfectos y necesitaban de un proceso de revisión que ha fracasado durante estos 3 años, nacieron producto de un proceso democrático –le guste a quien le guste– emanados de la discusión por parte de comisiones democráticamente electas en las carreras –por medio del voto representativo– y de las propias bases estudiantiles de aquellos años.

Frente a esto, la actual propuesta no sólo atenta en contra de dicho proceso democrático de gestación –en cuanto al nulo compromiso con las mesas de trabajo convocadas y a la decisión de llamar a plebiscito sin antes consultar en el CGE–, sino que también lo hace en el papel. Evidentemente al emanar de un número reducido de estudiantes –por más “representantes” que se consideren al ostentar sus cargos–, despoja del carácter democrático de la propuesta de 2013 con el afán de dar el gusto a la autoridad, obviando las normas que señalaban el compromiso con la comunidad y con una educación al servicio de esta.

La propuesta estatutaria de 2013, hija de las movilizaciones de 2011, poseía un carácter más integrador, donde al hablar de comunidad no excluía a los estudiantes de post-grado, añadía la participación en los consejos académicos y se basaba en la participación estudiantil a la hora de tomar decisiones, además de hacer énfasis en su carácter de estatuto des – gremializador, que tanto la actual mesa ejecutiva y la autoridad universitaria deseaba erradicar.

Con el fin de apurar un estatuto acorde a las correcciones de contraloría y de esta forma acceder a los recursos de una Universidad que durante años ha desconocido la orgánica estudiantil –y que no ha hecho ni guiños a la apertura a la “democracia interna” de la cual se ha hablado en otras universidades siguiendo las pautas del gobierno al cual nuestras autoridades adhieren–, también se evita modificar errores garrafales del antiguo estatuto, como la “regulación” del “estado de movilización” –que siempre será una herramienta de facto– a la par que se le otorgan funciones al secretario político que perpetúan su ambigüedad que sigue sin otorgarle un real contenido a esta figura política interna –y que se ha traducido en pésimas gestiones tanto del gremialismo como también de sectores de izquierda–.

Frente a este escenario, esperamos que en el CGE a realizarse este día jueves, prime el espíritu democrático con el que vio la luz el estatuto de 2013, y se respeten los propios canales que este establecía para su modificación, de forma participativa, abierta e informada respecto de la comunidad estudiantil, y no como una jugada de un determinado sector político para posteriormente mostrarlo como una de sus promesas de campaña cumplidas.

Hacemos el llamado a los estudiantes, a informarse, a participar de sus respectivas asambleas de carrera en las que se realicen –como la de Derecho del propio jueves–, y a estar atentos frente a la postura que emane del CGE el día jueves. Por aprobar normas mediante plebiscitos sin sociabilizar su contenido ni promover una mayor participación en su gestación, hemos pasado más de 4 años sin una orgánica estudiantil reconocida por nuestras autoridades, pero no por ello debemos obviar la democracia y mantener dicha actitud sumisa frente a autoridades que poco y nada piensan en nuestros intereses. Serán los estudiantes quienes decidirán cuales estatutos les representan mejor y en su debido momento exigir su reconocimiento por parte de la Universidad o modificarlos acorde a los requerimientos de forma sin alterar su contenido. El llamado es a ser responsables, informarse y participar.

A continuación, para los que deseen profundizar, les dejamos enlaces de un cuadro paralelo entre el estatuto aprobado por la comunidad estudiantil en 2013 y la actual propuesta de la federación gremialista, y las observaciones de contraloría a este último.

https://es.scribd.com/doc/291040935/Cuadro-Comparativo-Propuestas-de-Estatutos

http://es.scribd.com/doc/283051917/Revision-Estatutos-FEUTAL-con-Observaciones

Juventud Guevarista – Universidad de Talca